23 feb 2020

Ir a contenido

La carrera a la Casa Blanca

El Gobierno Trump puso en marcha una serie de medidas, entre ellas la expansión a todo el linde de su programa Permanezcan en México.

Reuters

'Impeachment' exprés

Ruth Ferrero-Turrión

El proceso de destitución contra Trump ha sido breve. Se nota que estamos en año electoral, todas las miradas están puestas en noviembre

El proceso de destitución contra Trump ha sido breve. Apenas tres semanas. Se nota que estamos en año electoral. Todas las miradas están puestas en noviembre. Los demócratas, además, se encuentran sumidos y centrados en buscar a un candidato que sea capaz de plantar cara a Trump con visos de victoria.  En este contexto los republicanos querían terminar pronto y los demócratas jugar una baza ganadora cara a las presidenciales. Quizá esa fue la razón para lanzar el proceso de destitución en el momento en el que lo hicieron, a pesar de tener un calendario y unas mayorías poco favorables para la victoria.

Las peores predicciones se han cumplido para el bando demócrata. Los republicanos, lejos de fragmentarse, se han unido para impedir, primero, la presencia de nuevos testimonios y pruebas que apoyaban la acusación contra el presidente, más tarde para decidir cerrar el proceso por una amplia mayoría en el Senado, más del 51% de los senadores se posicionan contra la continuidad del proceso, cuando son necesarios dos tercios de los votos para tener éxito en el procedimiento de destitución.  Fracaso sonado de los demócratas.

Por si esto no fuera poco, este abrupto final del 'impeachment' ha coincidido con dos acontecimientos de una enorme relevancia para la política norteamericana, el comienzo de los caucus y el discurso sobre el estado de la Unión. El caucus republicano en Iowa, sin novedad, otorgó una victoria a la búlgara a Trump, 97% de apoyos. Fue evidente la unidad de acción de los republicanos detrás de un líder no cuestionado a la interna. Todo lo contrario ha sucedido en el bando demócrata, donde más allá de la competición por el liderazgo, el procedimiento electoral ha carecido de los principios más elementales de transparencia. Muy malas noticias de nuevo para los demócratas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La desesperación y la impotencia en el discurso del Estado de la Unión ha quedado ilustrada de manera muy gráfica con la salida de varios congresistas del hemiciclo abochornados por la retórica del fin del declive americano y un triunfalismo vacuo plagado de imprecisiones cuando no de mentiras sobre el sistema de salud nacional, el muro de México o la exitosa política exterior desplegada bajo su mandato. Ni una palabra sobre el proceso de destitución y el cuestionamiento de su legitimidad. El gesto de Nancy Pelosi rompiendo el papel con el discurso del presidente simboliza y representa la impotencia, no solo de los congresistas demócratas, sino también de mucha otra gente que no damos crédito a nuestros oídos.

Así, pues, en EEUU, esta semana comenzó con una demostración de fuerza de dos mujeres combativas en la Super Bowl el lunes, continuó con el desastre demócrata en Iowa el martes, el cierre en falso del proceso de destitución contra Trump  y su discurso triunfal el miércoles. A partir de aquí lo único que sabemos que va a pasar al otro lado del Atlántico es que se entregarán los Oscar el domingo. Estén atentos a sus pantallas.