02 abr 2020

Ir a contenido

Dos miradas

El Mobile World Congress cierra con 109.000 visitantes

ALBERT BERTRAN

La recomendación estrella para evitar el contagio del coronavirus en el MWC es evitar el apretón de manos. ¿Cómo se saludarán, pues, los asistentes?

Ya era previsible que, debido a la histeria que genera el coronavirus, no se diera, en el MWC, una gran demostración de abrazos colectivos, eufóricos y efusivos. La efusión bebe de esparcir, de calidez y de abundancia, y ya se veía venir que todo eso no iba a estar en el menú del Mobile. Pero es que es que la cosa va peor de lo que imaginábamos. Leo que determinadas empresas convocan cuarentenas preventivas para sus directivos, que la propia organización prevé un gran dispositivo de desinfección individual y colectiva, y que incluso habrá un protocolo para cambiar los micrófonos (quiero pensar que la espuma que los recubre).

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La recomendación estrella, sin embargo, es evitar el apretón de manos. ¿Cómo se saludarán, pues, los asistentes? ¿Se guiñarán un ojo? ¿Harán gestos a distancia? ¿Se inclinarán ceremoniosamente sin tocarse? La ironía extrema es que todo esto ocurrirá en un congreso dedicado a la comunicación, es decir, a la capacidad de relacionarse, de establecer vínculos a través de la piel que, como todo el mundo sabe y dijo Paul Valéry, es lo más profundo del ser humano. La globalización también era eso. Los mismos terrores medievales, ahora magnificados, planetarios.