05 jun 2020

Ir a contenido

Un personaje televisivo

Tafazzi

Torra, nuestro Tafazzi

Ernest Alós

Hace unos días, envíe a la profesora Paola Lo Cascio la foto de un cartel, visto en la manifestación de las 'sardine' en Bolonia, que acusaba muy gráficamente de masoquismo a los emilianos dispuestos a votar a la Liga. Me respondió que algún día me explicaría quién era Tafazzi.

No pude esperar. Tafazzi es un personaje que se hizo famoso en el programa de humor deportivo de la TV italiana 'Mai dire Gol'. Interpretado por Giacomo Poretti, Tafazzi es un individuo enjuto, con bigote, vestido con una ajustada malla negra de lucha libre. Irrumpía en el momento más imprevisto golpeándose con una botella de agua mineral, expresión ufana e insistencia compulsiva, obsesiva, la zona testicular. Protegida, eso sí, con un sólido suspensorio.  

Según sus creadores, Tafazzi representa el "cero cómico absoluto". Para un espectador español es un buen ejemplo de cierto humor televisivo italiano que eleva a nuestra Tele 5 al nivel de la BBC. Pero también ha acabado por ser considerado una alegoría (el 'síndrome Tafazzi') de la persistente tendencia autodestructiva de la izquierda italiana.

Es tentador ver en Tafazzi una metáfora del 'procés'. Pero sería impreciso.

Un Tafazzi del 'procés', efectivamente, debería sufrir una implacable pulsión autolesiva (como Torra desobedeciendo e inculpándose ante el tribunal). Pero sería injusto sostener que todo el dolor del 'procés' es autoinfligido. A un Tafazzi a la catalana se le presentaría en directo el Consell de l'Audiovisual para golpearlo con saña (como Supremo y Senado lanzándose a inhabilitar a Torra de forma precipitada). Y, sobre todo, el Tafazzi del 'procés' no se limitaría a castigar su propia zona inguinal: al mismo tiempo perseguiría y sacudiría con saña, hasta dejar doblados de dolor, a sus colegas de programa, al personal de realización y al público presente en el estudio (ahí tendríamos a Torra mostrando su desinterés por gestionar la administración autonómica catalana, incinerando los presupuestos o intentando obligar a Roger Torrent a inmolarse).

Sí, parece que Torra tiene vocación de Tafazzi. Pero a la catalana. Y que Torrent, no.