29 oct 2020

Ir a contenido

Editorial

El centroizquierda frena a Salvini

La ultraderecha no logra hacerse con el feudo de la izquierda de Emilia Romaña y pena haber convertido las elecciones en un plebiscito

Una sardina gigante en la manifestación de Bolonia.

Una sardina gigante en la manifestación de Bolonia. / ANDREAS SOLARO / AFP

El carácter plebiscitario que el líder de la extrema italiana, Matteo Salvini, quiso dar a las elecciones en la región de Emilia Romaña agrava la sensación de fracaso que embarga a la ultraderecha en el país transalpino después de la victoria del centroizquierda, que retiene la presidencia merced a la victoria del Partido Demócrata (PD) y a pesar del descalabro del Movimiento 5 Estrellas (M5E), sumido en una crisis crepuscular. El resultado de Salvini pone en cuarentena, además, los sondeos que pronostican una mayoría de centroderecha en unas eventuales elecciones legislativas y, en cambio, ahuyenta el riesgo de una crisis en el Gobierno italiano que comparten el PD y el Movimiento 5 Estrellas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Al mismo tiempo, la capacidad de movilización de los sardinas, el movimiento transversal surgido en los últimos meses que se opone a la derecha retardataria, convierte a ese conglomerado variopinto en un relevante actor electoral. La participación en la región de Emilia Romaña (67%), cercana al doble de la habida en las últimas elecciones regionales, debe atribuirse a este nuevo espacio político, mayoritariamente articulado por jóvenes que exigen una regeneración de la política y combaten la prédica populista y sectaria de La Liga, de Forza Italia y de otras ofertas ultraconservadoras. Queda por ver hasta qué punto es inamovible la decisión de los sardinas de no constituirse en un partido político dada su fulgurante aparición en el panorama político italiano.

Es asimismo precipitado deducir que los resultados de la Emilia Romaña anuncian un cambio de tendencia política en Italia. La tradición progresista de la región, con su capital, Bolonia, al frente, no permite hacer demasiadas extrapolaciones. La victoria obtenida el domingo por la derecha en la región de Calabria, una de las más pobres de Italia, obliga, por el contrario, a esperar y ver hacia dónde se dirigen en orden disperso los votantes del M5E, desorientados por la crisis de identidad que ha llevado al movimiento al ocaso. Es este un dato esencial porque según sea la preferencia mayoritaria de los electores del M5E defraudados con su desempeño, así podrá cambiar el reparto del poder.