29 oct 2020

Ir a contenido

Una cuestión incómoda

Una mujer con su bebé en brazos.

EL PERIÓDICO

La invisible depresión posparto

Esther Vivas

Es un tema hasta cierto punto tabú porque muestra la cara oscura de la maternidad, esa que se opone al ideal de madre feliz

"¿Pero deprimida por qué? ¿No estás feliz de haber tenido una hija? ¿Pero depresión posparto cuatro meses después? Eso son tonterías. Este tipo de comentarios son los que hacen que me dé vergüenza hablar de cómo me siento". Lo afirmaba la 'influencer' Sindy Takanashi en Instagram rompiendo la invisibilidad que rodea a la depresión posparto.

La depresión posparto es la principal enfermedad que sufren las recién paridas. En los países desarrollados, se calcula que afecta a entre un 6% y un 13% de las mujeres a lo largo del embarazo o el primer año tras el parto, y alrededor de un 19% tiene un episodio depresivo en los tres primeros meses después de dar a luz. Aunque las causas son múltiples, haber sufrido violencia obstétrica, con un parto traumático, nos puede convertir en candidatas.

La depresión posparto es una cuestión incómodatabú, porque muestra la cara oscura de la maternidad, esa que se opone al ideal de madre feliz. Por este motivo, las mujeres que la sufren se niegan a pedir ayuda, la ocultan, se avergüenzan, porque consideran que esto no es lo que se espera de ellas. Nuestra cultura se ha basado en silenciar la vida interior de las madres, en particular las experiencias negativas o ambivalentes. En consecuencia, las mujeres hemos acabado por disfrazar la complejidad de la vivencia materna.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Así es la 'máscara de la maternidad', un proceso que esconde las dificultades que implica ser madre, que finge que no pasa nada, que tampoco hay para tanto o que todo va viento en popa. Se nos dice que tenemos que ser 'supermamás', pero después de dar a luz nunca se llega a todo. Una situación que puede dar lugar a un sentimiento de frustración, haciéndonos creer que no somos buenas madres.

La sanidad pública debería tener como prioridad acabar con la depresión posparto, más recursos son necesarios para hacerle frente. Sin embargo, el posparto es el gran olvidado. Hablar de la depresión posparto, normalizarla es la mejor manera de romper el tabú y acompañar a las mujeres que la sufren