30 mar 2020

Ir a contenido

Editorial

Los Goya de Pedro Almodóvar

Fue un merecido reconocimiento al director español más internacional en una gala que tuvo en Antonio Banderas al otro gran protagonista

firma editorial cast

El Periódico

El director manchego conquista los grandes triunfos en la gala de los Goya / Foto: GABRIEL BOUYS / AFP Vídeo: EFE

Se presentaba la 34ª edición de los Premios Goya como un pulso entre dos grandes directores del cine español: Pedro Almodóvar y Alejandro Amenábar. Ahí estaban las 16 nominaciónes de 'Dolor y gloria', y las 17 de 'Mientras dure la guerra'. 'La trinchera infinita', con 15, seguía en la lista de favoritos previa a la ceremonia celebrada este sábado en Málaga. Pero la balanza se inclinó de forma rotunda hacia el lado del cineasta manchego. Su última obra cosechó siete premios, incluidos los de mayor rango: película, dirección, actor protagonista, montaje y guion original.

Otro resultado hubiera sido una  sonora sorpresa. Si bien el filme de Aménabar (cinco galardones) sobre la guerra civil con la figura de Unamuno como eje ha tenido más apoyo popular –su recaudación en España dobla la de 'Dolor y gloria'– el catártico ejercicio confesional de Almodóvar estará en la meca del cine, en la fiesta de los Oscar, el 10 de febrero. Allí peleará por el premio a mejor película extranjera y el propio Antonio Banderas lo hará también en la categoría de mejor actor.

Aparte de la calidad de un filme situado en la cumbre de una caudalosa carrera, eran dos argumentos ante los que no podía resistirse la Academia del Cine. Fue, por lo tanto, un acto de justo reconocimiento a un pilar del cine español en una noche de alto voltaje emotivo, tanto para Almodóvar como para Banderas. El actor logró en su ciudad el Goya al que había optado cuatro veces y que solo había recogido con el Premio de Honor del 2014. Este galardón fue el sábado para la ausente Pepa Flores, pero la aparición de sus tres hijas fue otro de los momentos de una gala conducida con solvencia  por Andreu Buenafuente y Silvia Abril.

Emociones y premios al margen, hubo espacio para la reivindicación de un sector siempre tambaleante, y más con el auge de  series y plataformas de 'streaming'. Fue el propio Almodóvar quien hizo de portavoz del cine de autor e independiente pidiendo «la protección del Estado». No podía tener mejor interlocutor. Después de que lo hiciera Zapatero en el 2005, Pedro Sánchez fue el segundo presidente del Gobierno presente en los Premios Goya.