17 feb 2020

Ir a contenido

ANÁLISIS

El duelo entre Milwaukee Bucks y Charlotte Hornets se juega en París.

GETTY

París también se detuvo por la NBA

Antoni Daimiel

Viajé a París para retransmitir el Charlotte-Milwaukee, partido oficial de temporada regular en la NBA, y acabé el jueves noche en un café de esquina del Boulevard Diderot tomando una copa de borgoña y un aperitivo de foie gras de canard mi-cuit. Todo, el vino, el pato y yo, acabamos envueltos en una sacudida de déjà vu.

Veintidós años después jugaba al baloncesto en París el mejor equipo de la NBA y el MVP vigente de esa competición, como ocurrió en 1997 con los Chicago Bulls y Michael Jordan. En aquel octubre vi a Fabricio Oberto con Atenas de Córdoba, antes de que viniera a jugar Europa, a Jordan rodeado de seis guardaespaldas, a Obradovic con el equipo de Treviso, a Maljkovic con el equipo local dirigiendo a Loncar Alfonso Reyes y también a Elena de Borbón y Jaime de Marichalar en pleno paseo nocturno por Plaza Vendome.  

Quizás con menos glamour y con una ciudad aún tomada por huelgas de transporte y una manifestación contra la reforma de las pensiones, MVP Antetokounmpo descubrió en París que será uno de los capitanes en el próximo Partido de las Estrellas de la NBA.

El jugador griego visitó el Parque de los Príncipes como un fan junto a algunos compañeros de los Bucks y seguro que se ha cruzado con MJ, aquel al que la prensa francesa definió como el dios invisible en 1997 (ante la dificultad de fotografiarlo o entrevistarlo).

'Air France Jordan'

Antetokounmpo habrá tenido la oportunidad de volver a estrechar la mano del dueño de los Charlotte Hornets en la ciudad de la luz porque Jordan regresa constantemente a París, tanto por compromisos con su marca, Jordan Brand, como por gusto personal, desde que visitara esta ciudad por primera vez en 1985.

En su día aquí lo apodaron Air France Jordan y lo consideraron el estadounidense más transcendente en pisar Francia desde Charles Chaplin. Ahora Jordan es sobre todo un hombre de negocios: El París Saint Germain es el primer club de fútbol que ha alcanzado un acuerdo con Jordan Brand y la primera línea de prendas futbolísticas creadas por la marca de Jordan fue para el equipo de Neymar y Mbappé. El brasileño fue el primer jugador de fútbol en llevar el logo de Jordan en sus botas.

Con Simeone, el entrenador del solo importa ganar bien, vale que importe esperar y confiar

La sacudida de déjá vu mezcló asuntos, protagonistas y localizaciones. Después del último sorbo de borgoña me enteré de la eliminación del Atlético de Madrid en Copa, contra la Cultural Leonesa. La eliminación contra el Albacete de finales de 2011 propició la llegada de Simeone al Atlético y ahora el técnico argentino ha enraizado tan fuerte y profundo que se llega a pensar que la planificación deportiva es independiente al entrenador, que los cambios en la plantilla (jugadores que se fueron porque querían, jugadores que se fueron sin querer, jugadores que llegaron) nada tienen que ver con él. El amor es ciego, olvidadizo y en ocasiones dura para siempre. Con el entrenador del solo importa ganar bien vale que importe esperar y confiar.