19 feb 2020

Ir a contenido

EN CLAVE EUROPEA

El antiguo director de la estrategia de política exterior de la UE Gerhard Sabathil.

Infiltración china en la diplomacia europea

Eliseo Oliveras

El caso del exembajador de la UE acusado de espiar para Pekín puede perjudicar los planes de Huawei en Europa

Alemania busca forjar una posición europea sobre los requisitos de seguridad de las firmasque construyan la red de telecomunicaciones 5G

La investigación abierta por sospechas de espionaje a favor de China contra un exembajador de la Unión Europea y antiguo director de la estrategia de política exterior, el alemán Gerhard Sabathil, puede comprometer la conclusión de las negociaciones del tratado UE-China sobre inversiones prevista en septiembre y la participación del gigante tecnológico chino Huawei en el desarrollo de las infraestructuras europeas de la futura red de telefonía móvil 5G. La fiscalía federal alemana confirmó el 15 de enero la investigación en marcha, avalando las revelaciones de la revista Der Spiegel.

Sabathil, que niega todas las acusaciones, es sospechoso de suministrar información confidencial y secretos comerciales europeos a China. Sabathil, que fue director de política exterior europea para Asia Oriental y el Pacífico y embajador de la UE ante Alemania, Noruega, Islandia y Corea del Sur, tuvo que abandonar su puesto en Seúl en el 2016, después de que las autoridades alemanas le retiraran la autorización de seguridad para tener acceso a información confidencial.A pesar de sus pasadas responsabilidades, Sabathil fue autorizado a incorporarse como lobista y director de la firma EUTOPen el 2017, siguiendo la extendida tradición de puertas giratorias de la UE. El Servicio Europeo de Acción Exterior ya ha retirado a Sabathilde su base de datos pública y EUTOP ha suprimido su nombre de su cúpula directiva.

Éste no es el primer caso reciente de espionaje chino en el seno de las instituciones europeas. En febrero del 2019, el Servicio Europeo de Acción Exterior advirtió a los diplomáticos, militares y funcionariosde que en la capital belga operan unos 250 espías chinos, según el dominical alemán Welt am Sonntag. La UE recomendaba a su personal evitar determinadas cafeterías, restaurantes y locales populares del barrio europeo de Bruselas.

Acumular información sensible

El pirateo masivo de miles de cables diplomáticos de la red confidencial de comunicación intergubernamental europea (Coreu) descubierto en 2018 también fue atribuido a la actuación de los servicios de inteligencia del Ejército chino. El objetivo de ese pirateo era la acumulación de información sensible, no su publicación como en el caso WikiLeaks. El director de la agencia alemana de inteligencia (BfV), Hans-Georg Maassen, informó en el 2017 que China estaba utilizando falsos perfiles de LinkedIn para reclutar profesionales como informadores y para infiltrarse en las instituciones políticas alemanas.

El caso del exembajador de la UE puede entorpecer el objetivo de Pekín de firmar el tratado sobre inversiones en septiembre en la cumbre especial UE-China, organizada por la cancillera alemana, Angela Merkel, en Leipzig. Previamente, el presidente chino, Xi Jinping, celebrará en abril la cumbre de la Cooperación entre China los países del Centro y el Este de Europa (17+1), al que se ha incorporado Grecia y que Pekín utiliza para ampliar su influencia política directa sobre los estados del Este de la UE y de los Balcanes, en detrimento de las instituciones europeas y socavando la cohesión interna de los Veintisiete.

La posición de Alemania será clave en la decisión final europea de si se autoriza a Huawei participar en el desarrollo de la red 5G o si cede ante la presión de EEUU para vetarlo. Washington sostiene que el equipamiento que suministra Huawei incluye puertas traseras secretas que podrían permitir a las autoridades chinas espiar las comunicaciones. Merkel y la Comisión Europea se inclinan por establecer un marco europeo que requiera estrictas medidas de seguridad, pero sin excluir ninguna compañía concreta.Merkel intenta además forjar una posición común de los Veintisiete en el Consejo Europeo de marzo.

Los socialdemócratas alemanes y un sector de los democristianas están promoviendo una resolución parlamentaria que podría vetar de facto a Huawei, ya que establece que no puedan participar en el proyecto firmas procedentes de países sin supervisión constitucional. Las compañías de telecomunicaciones alemanas sostienen que una exclusión de Huawei retrasaría el desarrollo de la red 5G varios años e implicaría miles de millones en costes adicionales, ya que la firma china es la más avanzada a nivel mundial en esta tecnología.

El embajador chino en Alemania advirtió en diciembre de que un veto a Huawei tendría "consecuencias", que afectaría las exportaciones alemanas de automóviles, también amenazadas por Washington. Las crecientes presiones que China se permite en Europa debido a su poder económico se han extendido hasta la prensa. Esta semana cuatro de los grandes medios de comunicación de Suecia han denunciado presiones de la embajada china para que no publiquen informaciones críticas sobre el régimen. 

Temas China