05 jun 2020

Ir a contenido

MIRADOR

El candidato de los ’comuns’, Jaume Asens, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

ACN / MARIONA PUIG

La vía Asens

Roger Palà

Hay una vía entre la amnistía y el indulto que podría facilitar la libertad de los presos políticos: la reforma del Código Penal, que solo necesita la mayoría absoluta del Congreso

Durante los últimos meses, el independentismo ha puesto el foco en el objetivo de la amnistía para los presos políticos. Esta ha sido la línea que han seguido Esquerra, la CUP y Junts per Catalunya, con el objetivo de generar un marco que interpelara a amplias capas de la sociedad catalana. 

Son muchos los ciudadanos que, con independencia de lo que consideren sobre el ‘procés’, creen que la sentencia del juicio por el referéndum del 1-O ha sido injusta y que los presos deberían estar en libertad.

Los independentistas han priorizado la amnistía por encima del indulto, cuya aplicación creen que incorpora la aceptación de la pena, un gesto que no quieren asumir políticamente. Oriol Junqueras o Jordi Cuixart han sido muy críticos con esta opción. Pero hay una tercera vía entre la amnistía y el indulto que podría facilitar la salida de la cárcel de los presos políticos: la reforma del delito de sedición del Código Penal.

Esta vía no sería tan compleja de articular como una ley de amnistía –una figura que literalmente no aparece en la Constitución española– o un indulto –que debería aprobar el gobierno y sancionar el Rey–. La reforma podría aplicarse retroactivamente sobre los presos catalanes y podría implicar una reducción de la pena o incluso su liberación.

Aunque la reforma del Código Penal no entró en las negociaciones entre el PSOE y ERC –al menos públicamente–, lo cierto es que el Gobierno ha hecho pública esta semana la voluntad de encararla, incluyendo la revisión del delito de sedición. 

Se trataría, sin embargo, de una reforma más completa, que abarcaría, por ejemplo, modificar todo lo relacionado con los delitos de violencia sexual. 

Recuperar la libertad 

El nuevo ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ya ha explicado que el ministerio está abordando la posible reforma, que ya ha desatado las iras de Ciudadanos, PP y Vox. La derecha considera la medida un "indulto encubierto".
La reforma del Código Penal para modificar el delito de sedición ha sido la apuesta de los ‘comuns’ de cara a buscar una solución para los presos. Ha sido bautizada coloquialmente como la ‘vía Asens’, ya que su impulsor fue el líder de los ‘comuns’ en Madrid, Jaume Asens

Jurista y penalista con amplia experiencia en causas políticas, Asens ha sido el ideólogo de una alternativa que el partido de Ada Colau ha trabajado con juristas como José Antonio Martín PallínJoaquín Urías o Laia Serra. El propio Asens ha sido explícito señalando que la medida anunciada por Pedro Sánchez está pensada para que "los dirigentes independentistas que están en prisión puedan recuperar la libertad".

La reforma del Código Penal requeriría la mayoría absoluta de 176 escaños. Por lo tanto, sería necesario que ERC votara a favor. La mayoría podría completarse con otras formaciones como Más País, JxCat o Bildu, que presumiblemente estarían a favor. La caverna entraría en shock. No sin dificultad, pero la vía Asens podría abrirse paso.