22 feb 2020

Ir a contenido

El otro juicio del 'procés'

Josep Lluís Trapero, en la Audiencia Nacional.

JOSÉ LUIS ROCA

'La casta' contra Trapero

Toni Aira

Mantener su causa en la Audiencia Nacional, aun sabiéndose que aquello que lo justificaría (la acusación por rebelión) debería haber decaído, vuelve a manifestar la impunidad con que parece actuar el poder judicial

El último libro del politólogo Yascha Mounk, 'El pueblo contra la democracia', analiza por qué nuestra libertad está en peligro y apunta a cómo salvarla (de nosotros mismos). Él habla de los populismos, pero no solo. Y yo, leyéndolo estos días, pensaba en aquello que atacaba el denominado por la derecha (y el PSOE hasta hace cuatro días) “populismo de izquierdas”: 'la casta'.

Los de Pablo Iglesias ya no hablan de 'la casta' contra la que lanzaban dardos en su ascenso. Ahora formarían parte de ella, según como la describían, apuntando a los instalados en las instituciones. Pero, en todo caso, lo serían de la parte elegible de esa 'casta'. No olvidemos, en este punto, que si algún poder del Estado es 'casta' con mayúsculas en España, ese es el judicial. Instalados y aparentemente intocables.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿Existe un gobierno de los jueces? ¿Y estaría actuando por ejemplo ahora contra el mayor Trapero? El mantener su causa en la Audiencia Nacional, aun sabiéndose que aquello que lo justificaría (la acusación por rebelión) debería haber decaído (descartada en el caso del 'procés') vuelve a poner de manifiesto la impunidad con que parece actuar este poder. E igual pasa con la composición del tribunal, con esa presidenta recusada en su día del 'caso Gürtel' por proximidad al PP (que era demasiado explícita), y aquí ahora no pasa nada.
Es cierto que una parte del independentismo erigió a Trapero en su héroe, igual de cierto como que ahora no lo ha denostado significativamente, e igual como quien sí lo hizo fue a partir de entonces un españolismo (y sus tentáculos en el poder) que no le han perdonado el desafío de ser más eficiente, por ejemplo interceptando urnas, que un cuerpo policial y de inteligencia españoles que ni las vieron pasar y que culminaron con sus cuerpos de seguridad apaleando ciudadanos indefensos.

¿Eso es lo que se está juzgando realmente en la causa contra Trapero? ¿Esa afrenta contra el Estado, contra su 'casta'? La pregunta en consecuencia es “¿Y ella, así, actuaría ahora contra un ciudadano concreto o contra la democracia?”.