Ir a contenido

editorial

Carlos Pierre  fundador de la startup BADI 

RICARD CUGAT

Una ronda de éxitos

Agustí Sala

El camino recorrido permite acumular experiencia para generar nuevas ideas y atraer más inversión

Que una compañía se valore en unos 1.000 millones de euros no se ve cada día. Y menos cuando, como el caso de Glovo, tiene pocos años y se dedica a algo de aquello que llamamos nuevos negocios, pero que podría definirse como la reinterpetación una forma de hacer cosas, como es el reparto a domicilio de comidas y otros servicios.

Que las rondas de financiación alcancen y superen los 100 millones de euros es, a su vez un síntoma de madurez. Todos estos proyectos en los que creyeron un puñado de emprendedores y a los que se sumaron inversores, algunas veces intrépidos y otras avezados, han configurado un ecosistema que ha hecho de Barcelona una referencia internacional.

Y los datos reflejan que la tendencia se mantiene e incluso aumenta. No todos los proyectos prosperan. Unas veces por tener un difícil traslado al mercado, otras por anticiparse a las necesidades de la demanda... Pero lo cierto es que cuanto más entorno y red, mayores probabilidades de que haya éxitos. Todo esto es como el 'machine learning'. Se aprende con la práctica y a base de tropiezos y pruebas y errores.

El camino recorrido engrosa un caudal de experiencia que no puede más que incrementar las posibilidades de triunfar. Es bueno tanto para quienes tienen las ideas, porque se mueven en un entorno propicio,  como para quienes las apoyan.

El 2019 demuestra que el ecosistema de 'start-ups' barcelonés va por la buena ruta. Pero no hay que dormirse porque la competencia entre ciudades es feroz. Pero, por lo pronto, es una gran noticia que no falten quienes estén dispuestos a pagar las rondas. Y más sin son cienmillonarias.

Temas: Start-ups