22 feb 2020

Ir a contenido

'Back office'

El equipo de Nanusens.

¿Me conviene el 'crowdequity?

Oriol Sans

Hay que tener en cuenta que se trata de inversiones de altísimo riesgo

En el 2014 se marcó un hito en el mundo de las 'start-ups' en Catalunya. Por primera vez, las plataformas de 'crowdequity' (o financiación colectiva de inversión) comenzaron a financiarlas regularmente. Cinco años después, según datos de Acció, ya están consolidadas: En el 2018, 26 'start-ups' catalanas las emplearon y obtuvieron 11,3 millones de euros. Una cifra que ha ido aumentando, hasta disputarse el podio de la financiación con los 'business angels', el capital riesgo o los préstamos de origen público.

¿Qué es una plataforma de 'crowdequity'? Es un punto de encuentro en internet, donde las 'start-ups' dan a conocer sus planes para obtener financiación y a la que también acceden inversores que buscan proyectos para, a cambio de dinero, obtener acciones. Deben ser conscientes de que es una inversión de altísimo riesgo, a largo plazo y con pocas opciones de liquidez inmediata.

La campaña para obtener financiación puede durar de mes a mes y medio, aunque se alarga cuando los inversores ya se han convertido en accionistas. Para que funcione, hay que tener presente que el proceso comienza mucho antes del inicio de la campaña.

Primero, los emprendedores deben determinar cuánto dinero buscan y a qué lo destinarán. Habitualmente las rondas van de 100.000 a 300.000 euros. Además, deberán analizar si esta financiación será coherente con otros tipos que usen en el futuro y planificar actuaciones de promoción para dar la campaña (antes, durante y después).

De hecho, en algunas entidades se pueden invertir a partir de 10 euros, por lo que se suele decir que han democratizado el acceso a la inversión en 'startups'. Es por eso que los emprendedores, antes de empezar la campaña, también tendrán que pensar quiénes de sus clientes, seguidores o personas de su entorno podrían convertirse en inversores

¿Es un instrumento adecuado? Es relevante subrayar que permite gestionar muchos inversores -locales y foráneos-, que estas rondas se cierran más rápido que con 'business angels' o con capital riesgo y que, además de movilizar recursos del propio entorno, también captan a inversores expertos y profesionales.

Los emprendedores deberán hacer público a la plataforma la valoración de su empresa, que deberá ser razonable para no impedir nuevas rondas futuras. Y tener en cuenta que elegir esta opción conllevará compartir el plan de empresa, las decisiones, informar a los inversores y establecer cómo se velará por sus derechos.

Todo ello también determinará su encaje en el plan de financiación de los siguientes años. La operadora Parlem, la firma de microcohetes espaciales Pangea Aerospace o la especializada en microsensores Nanunsens se han financiado con este tipo de plataformas. Sin lugar a dudas, en el futuro veremos muchas más.