06 jun 2020

Ir a contenido

IDEAS

Gabriel Ferrater

BARCELO / ARXIU SERRA D'OR

Nuevas lecturas de Ferrater

Jordi Puntí

Hablando de las muchas facetas de Gabriel Ferrater, como poeta, lingüista, crítico de arte, traductor o matemático, Josep M. Castellet recordaba que su “única actividad continuada fue la de lector, un gran lector”. Desde la lectura, pues, su inteligencia afilada se proyectó sobre todo lo que hacía. Un buen ejemplo es el nuevo número de la revista de poesía 'Reduccions', que acaba de publicar un número monográfico dedicado a Ferrater, muy completo, con nuevos materiales que iluminan su dimensión literaria. Además de tres cartas inéditas del propio Ferrater a Helena Valentí, el volumen incluye varios estudios e interpretaciones de su obra. En la parte creativa, se publican versos inéditos de poetas en los que reconocemos una conexión con Ferrater, desde Enric Casasses a Irene SolàMarc Rovira o Adrià Targa, y también traducciones de autores que le eran significativos, como John Crowe Ransom o Thomas Hardy.

Aunque su obra poética es breve, Ferrater es de los pocos autores que no ha quedado engullido por las arenas movedizas de la pretendida posteridad. Su poesía disfruta de un seguimiento que contrasta con la de la mayoría de poetas de su época; de vez en cuando, nombres como Vinyoli, RibaEspriu o Bartra vuelven al presente gracias a una edición crítica, un centenario o un festival poético, pero poco después terminan de nuevo en el rincón más discreto de la estantería.

¿Por qué razón, pues, Ferrater conserva una presencia más constante? Por un lado porque sus lectores más antiguos no lo han abandonado: lo leen porque es un autor que no se agota, con un sesgo críptico, personal, que permite actualizar la lectura a través de nuevas informaciones. Por otro, porque los lectores más jóvenes de poesía encuentran en él formas de dialogar con la tradición del siglo XX sin perder el pie del presente. Y hay, además, un esfuerzo de sus albaceas y editores para mantenerlo vivo, ya sea a través de este volumen de 'Reduccions', la edición crítica de su obra y del 'Curs de literatura catalana contemporània' (Empúries), o a través del premio de poesía que lleva su nombre, en Sant Cugat, y que suele descubrir nuevas voces de calidad.