06 abr 2020

Ir a contenido

Editorial

Sin dobles varas de medir en los estadios

Es injustificable que otras manifestaciones de odio y exaltación de la violencia hayan quedado impunes

El Periódico

Una de las pancartas dedicadas a Zozulia en el estadio de Vallecas en el Rayo-Albacete.

Una de las pancartas dedicadas a Zozulia en el estadio de Vallecas en el Rayo-Albacete. / TWITTER

Nunca antes se había suspendido en España un partido de fútbol por los insultos o menosprecios del público hacia un jugador, bien sea por el color de su piel, por su origen o por rivalidades deportivas que derivan en odio hacia la persona. La historia reciente está llena de ataques que entran de lleno en los supuestos establecidos por la ley del deporte de 2007, desde el racismo y la xenofobia (Amunike, Eto’o o Iñaki Williams, por citar solo algunos jugadores de color) hasta la intolerancia (Piqué o Messi), pasando por elogios de comportamientos machistas (Rubén Castro) o de exaltación de la violencia (parte de la afición del Atlético de Madrid, vanagloriándose del asesinato de Aitor Zabaleta, seguidor de la Real Sociedad). Por desgracia, el mundo del fútbol en especial genera este tipo de comportamientos despreciables que, a pesar de la ley y de las buenas palabras llamando a salvaguardar los valores de tolerancia en el deporte, siguen dándose cada semana en los campos de España.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero hasta este domingo, ni árbitros ni jugadores, ni la Federación o la Liga de Fútbol Profesional, habían llegado al extremo de aplazar un encuentro. Ha ocurrido en Vallecas, en el descanso del partido contra el Albacete, por la presencia en el equipo manchego de Román Zozulya, a quien la afición radical del Rayo (los Bukaneros), calificó reiteradamente de nazi. La historia empezó hace dos años, cuando el equipo de Madrid rechazó fichar al ucraniano, con un historial ciertamente proclive a la ideología totalitaria. 

Ciertamente, los menosprecios son recriminables. Pero todos. Salvo en casos de tensión extrema, quizá sean más aconsejables otras medidas ejemplarizantes, como los cierres de campo o la obligación de jugar partidos a puerta cerrada, que la suspensión de un encuentro. Pero lo sucedido este fin de semana debería servir de precedente: se han vivido episodios mucho más violentos o con expresiones de odio tanto o más intolerables que las de Vallecas sin que se haya actuado en consecuencia, una doble vara de medir que es injustificable e insostenible.