10 jul 2020

Ir a contenido

ANÁLISIS

Abrazo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras la firma del Gobierno de coalición.

AFP / GABRIEL BOUYS

La negociación con ERC redime a Unidas Podemos

Rosa Paz

Los podemistas han optado por un estudiado silencio a la espera de sentarse en el Consejo de Ministros

Dice Pablo Casado que su partido, el PP, no se puede abstener en la investidura de Pedro Sánchez porque el aspirante a la reelección como presidente del Gobierno negocia con los independentistas que quieren romper España. Curioso argumento este, que es una contradicción en sí mismo porque si quisiera de verdad evitar un pacto del PSOE con ERC podría ofrecerse a facilitar la investidura y Sánchez no tendría que estar pendiente de las condiciones y el calendario de ERC. 

Aunque, luego, los socialistas tendrían igualmente que buscar apoyos para los presupuestos e igualmente tendrían que sentarse a hablar con los soberanistas para buscar una salida al conflicto catalán. 

El planteamiento del PP consiste más bien en decir "pacte usted con ERC que así yo me sentiré legitimado para hacer una oposición demoledora". Esa estrategia del apocalipsis que ya asoma en extemporáneas declaraciones como las de la diputada por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, afirmando que ahora la situación es peor que cuando ETA mataba. Y todo mientras Casado anima a Ciudadanos y a Navarra Suma a que, esos sí, se abstengan en la investidura para que el PSOE no necesite a los diputados de Oriol Junqueras.  

De la derecha no le llegará ningún apoyo a Sánchez, digan lo que digan los barones socialistas. De momento, y por precisar, solo dos barones, el aragonés Javier Lambán y el castellano-manchego Emiliano García-Page, porque el resto o apoyan la estrategia del líder socialista o están callados, teniendo en cuenta que hasta la andaluza Susana Díaz, rival histórica de Sánchez y antigua lideresa de los críticos, justifica públicamente la negociación con ERC. 

Al candidato a la reelección no le queda otra opción que ERC, y ERC, como ya se sabe, tiene su propio calendario que no coincide con la prisa que tienen los socialistas por desbloquear la situación política española. 

No obstante, en Moncloa aspiran aún a una investidura antes de que acabe el año. Si esa esperanza es una ilusión o responde a la realidad se sabrá el día 30.
La negociación con ERC está teniendo de rebote un efecto positivo para Sánchez, porque obsesionadas las derechas política, mediática y empresarial –y un sector minoritario del PSOE– con los males que conllevaría un pacto con los independentistas, parecen haber digerido ya la coalición de Gobierno con Unidas Podemos. Al menos ya no insisten en las calamidades que, a su juicio, entraña esa alianza. 

A redimir a Unidas Podemos y asimilar ese pacto contribuye también la actitud de Pablo Iglesias y el resto de podemistas que, a la espera de sentarse en el Consejo de Ministros, han optado por un estudiado silencio, roto únicamente por declaraciones, insospechadas hasta hace unas semanas, como las de Iglesias alabando a la princesa Leonor por su buen catalán y afirmando que la monarquía no está en crisis. Palabras que sorprenden viniendo de un político al que se situaba hasta hace poco en posiciones limítrofes a los antisistema y que podrían indicar que la relación entre los dos partidos en el futuro Gobierno será mejor que la que muchos auguran.