29 mar 2020

Ir a contenido
Javier Cercas, con el Premio Planeta.

FERRAN NADEU

El héroe de Cambrils

Ramón de España

'Terra alta' es una entretenida mezcla de 'thriller' y drama humano en la que ambos géneros se funden de manera ejemplar

Para una vez que los premios Planeta se fijan en dos escritores de los de verdad, vale la pena celebrarlo. Por eso me hice hace unos días con las novelas de Javier Cercas y Manuel Vilas y empecé por la de Cercas, que para algo le conozco, le aprecio y me han gustado sus anteriores obras. 'Terra alta' es una entretenida mezcla de 'thriller' y drama humano en la que ambos géneros se funden de manera ejemplar. Gracias, en gran parte, al personaje principal, ese 'mosso d'esquadra' -exdelincuente e hijo de puta literal, como el Harry Bosch de Michael Connelly- al que el autor ha otorgado la identidad del policía anónimo que se cargó, él solito, a cuatro yihadistas en Cambrils. Melchor ha tenido una vida de pena y empieza a ser persona gracias al amor de una mujer que conoce en Gandesa, la bibliotecaria del pueblo, y a la lectura, iniciada en el talego con los clásicos franceses del XIX y en especial con 'Los miserables', de Victor Hugo, su texto de referencia, donde el comisario Javert le marca el camino a seguir.

Se equivocará quién crea que Cercas ha hecho concesiones comerciales para embolsarse el botín del Planeta. 'Terra alta' muestra, en todo caso, una interesante evolución en el autor, y tampoco es delito fabricar una ficción que puede satisfacer a un público amplio que nunca haya oído hablar de 'Soldados de Salamina'. Ambientada en la Catalunya profunda, 'Terra alta' es también una pertinente reflexión sobre la catalanidad llevada a cabo por un charnego que necesita poner un poco de orden en la vida en general y la suya en particular. Siguen en su sitio las huellas y cicatrices de la guerra civil -como queda patente en las últimas cincuenta páginas, que completan magistralmente el puzle-, pero insertadas en una trama de género que se inicia con el tradicional asesinato; en este caso, el de un prohombre de la zona. Pero no es tanto el crimen lo que nos interesa, sino la concienzuda investigación de un mangante que cambió de bando y se propuso hacerlo mucho mejor en su nuevo trabajo.

No sé si 'Terra alta' es un eficaz desvío en su trayectoria literaria o el inicio de una serie de novelas protagonizadas por nuestro 'mosso d'esquadra' favorito. Yo me he encariñado con él y me gustaría saber qué es de su vida tras su estancia en la Catalunya rural, pero la cosa no depende de mí. Lo que es indudable es que un intruso en el género negro ha conseguido fabricar el personaje más sólido, entrañable y con fundamento de la novela policíaca española contemporánea.

Temas Cambrils