Ir a contenido

CHEQUEO

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la ministra portavoz, Isabel Celáa, y la de Economía, Nadia Calviño, tras el Consejo de Ministros en que se aprobó la ’tasa Google’, en enero.

David Castro

Sin saber qué hacer con la 'tasa Google'

Rosa María Sánchez

La ministra de Hacienda es partidaria de retomar el impuesto digital en cuanto haya Gobierno. En el entorno de la ministra Calviño se apuesta por esperar a un acuerdo internacional

No existe un punto de vista único en el Gobierno socialista en funciones sobre qué hacer con la ‘tasa Google’ si Pedro Sánchez logra presidir un nuevo Ejecutivo en las próximas semanas. En enero pasado, el Gobierno remitió al Congreso de los Diputados el proyecto de ley  sobre Determinados Servicios Digitales que decayó con la disolución de Las Cortes ante la convocatoria de elecciones generales.

En el Ministerio de Hacienda de María Jesús Montero domina la idea de retomar el proyecto de ley en cuanto la estabilidad política lo permita. En otras áreas del Gobierno, próximas a la ministra de Economía, Nadia Calviño, se impone el propósito de esperar a que avance un acuerdo internacional para adoptar el impuesto de forma coordinada.

Se va a cumplir del fallido proyecto de ley y en este tiempo han pasado muchas cosas. La economía mundial y también la española han entrado en una fase de desaceleración mucho más intensa de lo que se preveía  en enero pasado. Además, la Unión Europea vio frustrado en marzo el intento de algunos países como Francia de sacar adelante una tasa digital. Sin embargo, se ha logrado avanzar en un consenso dentro de la organización de países desarrollados OCDE,  en el G-7  y también en el G-20, con el aval poco entusiasmado de Estados Unidos.

Existe mucho escepticismo sobre que la OCDE pueda ver cumplido su objetivo de lanzar un impuesto digital a finales del 2020 de forma coordinada entre un amplio número de países en el mundo.

Pero en los últimos días ha sucedido algo que puede servir de acelerador. Estados Unidos ha amenazado a Francia con aranceles del 100% a productos franceses en respuesta a la ‘tasa Google’ por entender que discrimina a multinacionales estadounidenses. La Unión Europea ha respondido que estudiará “todas las opciones” para dar una respuesta proporcional a EEUU si cumple su amenaza.  Después, el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, ha urgido a suspender iniciativas individuales en este campo “para permitir que la OCDE alcance exitosamente un acuerdo multilateral”. Y, finalmente, el hábil secretario general de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría, ha acabado proponiendo a Mnuchin que acuda a París, preferiblemente antes de Navidad, para discutir con él y con el ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, sobre una tasa multilateral.

Puede que, al final toda esta trama sirva para cumplir el objetivo que se había marcado en junio la OCDE de lograr un acuerdo político sobre la tasa digital antes de acabar el 2019 para avanzar después en su diseño a lo largo del 2020.  

Y puede que si se enrocan las dificultades para formar Gobierno en España, la OCDE logre antes avanzar en su propósito y se hagan invisibles las discrepancias en el Gobierno sobre la oportunidad de la tasa digital.