06 jun 2020

Ir a contenido

Editorial

Una Constitución para acoger el diálogo político

La reforma de la Carta Magna es imprescindible para afrontar temas pendientes, como el catalán

firma editorial cast

El Periódico

Pedro Sánchez saluda a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y a la del Senado, Pilar Llop, en la conmemoración del 41º aniversario de la Constitución.

Pedro Sánchez saluda a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y a la del Senado, Pilar Llop, en la conmemoración del 41º aniversario de la Constitución. / JOSÉ LUIS ROCA

El 41º aniversario de la Constitución se celebró en el Congreso de los Diputados marcado por una nueva situación política surgida de la repetición de las elecciones el 10-N que ha dejado un Parlamento muy fragmentado y con un partido como el ultraderechista Vox como tercera fuerza política. En estas condiciones, son acertadas las palabras de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que reclamó «respeto, diálogo y responsabilidad» para asegurar la gobernabilidad en una Cámara sin mayorías claras.

A la habitual ausencia de los presidentes autonómicos nacionalistas, entre ellos Quim Torra, se sumó esta vez el máximo dirigente de Vox, Santiago Abascal, que prefirió manifestarse en Barcelona –ciudad epicentro del «golpe de Estado» contra la unidad de España, según sus palabras– y no compartir acto con quienes pactan con «golpistas». Unas manifestaciones y una actitud que indican el respeto que Vox tiene a la Constitución, cuando en su programa figura la abolición del Estado de las autonomías y su sustitución por un Estado unitario.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ante posiciones como la de Vox, los demás partidos deben defender más que nunca la Constitución, sin renunciar a su reforma, que es una medida imprescindible para afrontar varios problemas pendientes, entre ellos el de Catalunya. En este sentido, es una buena señal el avance de las negociaciones entre el PSOE y ERC, que proseguirán el próximo martes en Barcelona. Pedro Sánchez defendió en el acto conmemorativo de la Constitución el «pacto entre diferentes para garantizar la gobernabilidad» y confió en que el marco constitucional sirva para dar respuesta a la crisis territorial. Ese marco, en el futuro, no puede ser otro que la reforma para integrar la pluralidad y la diversidad españolas. Pero primero es necesario que el preacuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos consiga los apoyos necesarios para que la investidura de Sánchez salga adelante y poder abordar, después, fruto de la semilla plantada con el acuerdo que se busca con ERC, el problema político de Catalunya.