24 feb 2020

Ir a contenido

La hoguera

Los monjes benedictinos abandonan la basílica tras la misa en el Valle de los Caídos, este miércoles.  

DAVID CASTRO

Elige tu propio escándalo

Juan Soto Ivars

En la lucha bulímica de los medios por la atención se ha roto el compromiso de la profesión de transmitir lo importante de manera comprensible

Si quieres que un independentista haga un comentario despectivo en Twitter sobre un camarero que no habla catalán, pasa a la página 34. Si quieres que los fascistas protagonicen un nuevo escándalo relativizando el Holocausto, sigue leyendo.

¡Los fascistas vuelven a la carga! Esta mañana, en el cementerio de Mingorrubio, un grupo de tres nostálgicos del régimen de Franco se han congregado para leer un manifiesto ante un grupo de 456 periodistas enviados para la ocasión. Ante una pancarta que rezaba 'FRANCO BIBE LA LUCHA SIGE', el grupo de ultras ha procedido a leer un comunicado en el que se atacaba a socialistas, feministas y personas del colectivo LGTB. Profiriendo saludos nazis y mostrando banderas preconstitucionales, los tres individuos han terminado su arenga celebrando a Franco y Tejero. Ni PP y Ciudadanos ni Vox han condenado esta execrable acción.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Si quieres que un grupo de feministas irrumpa para boicotear una conferencia, pasa a la página 45. Si quieres que un columnista reflexione sobre la fábrica de indignación mediática, sigue leyendo.

¡Cada día hay que enfadarse por 400 cosas sin importancia! El 20-N, en el cementerio donde metieron los huesos de la momia, no había casi nadie para homenajear al dictador. Los medios sí estaban allí, dispuestos a convertir cualquier episodio en noticia de primera plana o en combustible de indignación para las redes. En la lucha bulímica por la atención, se ha roto el compromiso de la profesión de transmitir lo importante de manera comprensible, y se construyen escándalos con el material de desecho de la actualidad. La anécdota se convierte en categoría a través del prisma deformante de la televisión. Se fomenta el miedo y la división utilizando remotos episodios capaces de envenenar nuestra visión de los demás.

Si quieres que un concejal del PP denigre a Irene Montero, pasa a la página 56. Si quieres que un conductor de autobús haga un comentario sexista a una pasajera que lo contó en un hilo de Twitter, sigue leyendo.