Ir a contenido

Editorial

Premios nacionales al catalán y el euskera

Los galardones literarios a Joan Margarit y Bernardo Atxaga reconocen la realidad plurinacional de España

firma editorial cast

El Periódico

Joan Margarit, premio Cervantes 2019.

Joan Margarit, premio Cervantes 2019. / MARTI FRADERA

En estos tiempos cainitas, de desencuentros y en los que por doquier se pone en duda la capacidad de convivencia en España, es una gran noticia que dos premios oficiales y nacionales, el Cervantes y el Nacional de las Letras, hayan recaído en un poeta catalán, Joan Margarit, y un novelista vasco, Bernardo Atxaga. Es la primera vez que el Cervantes se concede a un autor cuya obra está escrita en su gran mayoría originariamente en catalán y también es una primicia que el Nacional de las Letras premie a un escritor en euskera. Los jurados de ambos galardones razonan de forma muy similar los motivos por los que han decidido los premios: en el caso de Margarit, porque su obra poética innovadora «ha enriquecido tanto la lengua española como la lengua catalana y representa la pluralidad de la cultura peninsular en una dimensión universal de gran maestría». En el caso de Atxaga, el jurado destaca su «contribución fundamental a la modernización y a la proyección de las lenguas vasca y castellana». El autor vasco, que acaba de publicar en euskera la que dice que será su última novela, 'Casas y tumbas', ha recibido el premio con la afirmación de que escribir en una lengua minoritaria convierte «cada libro en un acto político».

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La trayectoria de Margarit, que concibe la poesía como un «consuelo», también está marcada por la política y, sobre todo, por la guerra civil, como se puede comprobar en su autobiografía de sus años jóvenes, 'Para tener casa hay que ganar la guerra'. Margarit conoció a su abuelo en una checa y a su padre, soldado republicano, al salir de la cárcel de Santoña donde estuvo preso. Empezó en 1963 a escribir en castellano porque, como dice, «Franco le impuso el castellano a patadas», pero en 1980 pasó al catalán, aunque luego él mismo ha traducido toda su obra al castellano. A veces se ha mostrado próximo al independentismo, pero ahora, a sus 81 años, vive la situación política, como dijo en una entrevista en este diario, «con sufrimiento, un poco atemperado» por la edad. Ambos premios deberían contribuir a templar los ánimos.