Ir a contenido

Editorial

El Gobierno de coalición de Sánchez e Iglesias

Con seis meses de retraso, el PSOE y Unidas Podemos dan el paso para el desbloqueo institucional

firma editorial cast

El Periódico

Abrazo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras la firma del acuerdo.

Abrazo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras la firma del acuerdo. / DAVID CASTRO

En menos de 48 horas, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han alcanzado un acuerdo para formar un Gobierno de coalición. Lo que durante meses fue un imposible, se ha hecho realidad en un corto periodo de tiempo. Para ello ha sido necesario que Sánchez transigiera con la presencia en el Ejecutivo de Iglesias como vicepresidente, algo que en verano era una línea roja innegociable. Si entonces los dos partidos hubieran alcanzado un acuerdo similar, la ciudadanía no hubiera tenido que volver a las urnas, España se habría ahorrado un largo periodo con un Gobierno en funciones y la democracia española no tendría que ver a Vox como tercer partido en el Parlamento, con 52 escaños. Sánchez e Iglesias, además, no habrían visto dañado su prestigio. El precio a pagar en esta extraña negociación no ha sido pequeño.

El acuerdo es una buena noticia en tanto en cuanto es el primer e imprescindible paso para desbloquear el escenario político en España. Un  pacto, además, que ha llegado con celeridad, lo que evita que se repita una negociación casi en directo como la posterior al 28-A. En caso de que logre el apoyo parlamentario, se normalizará en el Gobierno central lo que ya es habitual en ayuntamientos, autonomías y el resto de Europa: un Ejecutivo de coalición. Una fórmula imprescindible dado que el bipartidismo ha sido sustituido en el Congreso por el multipartidismo. Ahora bien, PSOE y UP deben evitar con lealtad mutua convertir el Gobierno en dos ejecutivos en uno como temía el PSOE en la anterior negociación. Un Gobierno debe estar cohesionado y unido. Hay ejemplos próximos (en Catalunya, sin ir más lejos, o el de Italia con el Movimiento Cinco Estrellas y la Liga de Matteo Salvini) de que un Ejecutivo de coalición poco cohesionado equivale a una crisis política permanente y, lo que es peor, a una parálisis que en nada beneficia al país. Las dudas en este sentido de Sánchez tras el 28-A tenían fundamento, la cohesión interna y actuar con una sola voz será uno de los retos de este Ejecutivo si llega a gobernar. Hay trabajo por delante, no basta con un abrazo ante las cámaras.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El acuerdo es un pacto de coalición «progresista» para toda la legislatura que marca a grandes trazos, sin entrar en el detalle de políticas concretas, las prioridades en economía, empleo, lucha contra el cambio climático e igualdad. En materia económica, España necesita trabajar en el marco de las directrices de la Comisión Europea, un hecho que Iglesias deberá aceptar y apoyar.  Que sea un Gobierno progresista no debe implicar que sus políticas sean de bloque, dirigidas tan solo hacia sus partidarios ideológicos. Como todos los Gobiernos, si logra el apoyo del Parlamento debe gobernar para todos.  

Catalunya será sin duda una de las prioridades del Gobierno de las izquierdas. El texto del acuerdo habla de «garantizar la convivencia»  y se propone «fomentar el diálogo [...] siempre dentro de la Constitución». El independentismo, cuyo apoyo total o parcial puede ser crucial en la investidura, difícilmente encontrará en la escena política española un Ejecutivo con mejor predisposición a solucionar la crisis en  Catalunya. Más allá de la retórica, para todos se acerca la hora de tomar decisiones importantes, empezando por la investidura.