Ir a contenido

Editorial

El PSOE gana, la derecha se extrema

Solo Sánchez puede formar gobierno. Su problema es que las condiciones tras el 10-N son peores que las que tenía tras el 28-A

firma editorial cast

El Periódico

Sánchez se dirige a sus simpatizantes tras conocer los resultados electorales, desde la sede del PSOE, en Madrid.

Sánchez se dirige a sus simpatizantes tras conocer los resultados electorales, desde la sede del PSOE, en Madrid. / REUTERS / SERGIO PÉREZ

El PSOE liderado por Pedro Sánchez ganó de nuevo las elecciones generales. A pesar de que la noche electoral fue prolija en titulares (el preocupante ascenso de Vox, el derrumbe de Ciudadanos, el mejor resultado de la historia del independentismo en unas elecciones generales...), la principal conclusión es esta: que el PSOE,  después de la fallida investidura tras el 28-A y a pesar de una pésima campaña electoral repleta de errores, volvió a ganar las elecciones. Sánchez resistió el malestar del electorado (solo cedió tres escaños) pero se quedó lejos de la mayoría suficiente a la que Sánchez aspiraba para gobernar en solitario de forma más estable y evitar tener que repetir el proceso negociador fallido con Unidas Podemos. Aun así, es difícil que en la Moncloa y Ferraz durmieran anoche más tranquilos después de esta repetición electoral.

Poca duda cabe de que la repetición electoral ha sido un fracaso que no ha contribuido en nada a clarificar el bloqueo de la política española y que solo ha sido beneficiosa para la ultraderecha de Vox, flamante tercera fuerza política en el Congreso. Tras el 10-N, la gobernabilidad está más difícil de lo que estaba la noche del 28 de abril. El bloque de izquierdas sigue siendo mayoritario, pero es más débil que entonces con la ligera caída del PSOE y una más pronunciada de Unidas Podemos (UP) que no compensa la modesta irrupción del Más País de Íñigo Errejón.

Ascenso de la ultraderecha

El bloque de derechas se queda lejos de sumar pero ha vivido un trascendental trasvase de votos: el desplome de Ciudadanos lo ha aprovechado sobre todo la ultraderecha de Vox, para alborozo de otros líderes ultras de Europa como Marine Le Pen Matteo Salvini y desgracia de la democracia española. Vox no solo devoró a Ciudadanos, sino que impidió que el crecimiento del PP de Pablo Casado fuera tan acentuado como algunas encuestas habían previsto. Conviene no minusvalorar lo que ha logrado Vox. Sus 52 diputados podrán hallar eco en el Parlamento para su tóxico concepto de la diversidad, la igualdad y los derechos y libertades. Pero, sobre todo, dificultarán cualquier intento de moderación o de viaje al centro del PP, empezando por la investidura de Sánchez. Este es uno de los motivos por los que la gobernabilidad del país sale peor parada del 10-N que del 28-A.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Salvo giro copernicano de los 10 diputados de Ciudadanos, la nueva geometría del Parlamento ofrece dos posibles fórmulas para acordar una investidura de Sánchez. Por un lado, el acuerdo de izquierdas junto a partidos nacionalistas vascos y catalanes y regionalistas, que incluye alguna fórmula de colaboración de ERC. Las dificultades de esta posibilidad ya quedaron patentes tras el 28-A, con el agravante de que los actores hoy son más débiles. La segunda fórmula sería un acuerdo de algún tipo entre PSOE y PP. En otra democracia europea probablemente esta sería la primera fórmula de negociación que se pondría sobre la mesa, pero en la política española es muy difícil. Anoche Casado afirmaba al mismo tiempo que ejercerá la responsabilidad con el país y que su programa y el socialista son incompatibles.

La gestión de la crisis catalana dificulta aún más las negociaciones por la gobernabilidad. ERC y PSC fueron de nuevo las dos fuerzas más votadas en Catalunya, mientras que JxCat creció y la CUP logró por primera vez representación parlamentaria. La triple derecha, por su parte, se repartió el botín de Ciudadanos y logró un escaño menos que hace seis meses. El buen resultado de JxCat y la irrupción de CUP no le pondrán fácil a ERC repetir la buena predisposición ante un pacto de izquierdas, como en la anterior legislatura. Y menos con unas elecciones catalanas que parece que se celebrarán más pronto que tarde. 

Los electores le han dado a Sánchez una segunda oportunidad. Solo él puede formar gobierno. Su problema es que las condiciones tras el 10-N son peores que las que tenía tras el 28-A. La persistencia del bloqueo sería desoladora, pero para romperlo es necesaria la inteligencia y la responsabilidad políticas que en los últimos meses han brillado por su ausencia.