Ir a contenido

LIBERTAD CONDICIONAL

El pueblo que olvida su historia

NATIONAL GEOGRAPHIC

El pueblo que olvida su historia

Lucía Etxebarria

El Partido Nacional Socialista ganó las octavas elecciones parlamentarias de la República de Weimar, que tuvieron lugar en noviembre de 1932. Como sucede este domingo, se trató de elecciones anticipadas, después de que el canciller Franz von Papen disolviera el Parlamento ¡por segunda vez! Vaya, otra coincidencia con nuestra situación actual.

En 1932, el Partido Nacional Socialista se dedicó a hacer una campaña basada en lo siguiente:

1. Abusar de los recursos públicos, y utilizarlos para hacer campaña. Quizá esto les suene. En todos los nacionalismos se hace campaña usando recursos públicos, desde las instituciones públicas, sea desde el ultranacionalismo catalán o el español. Pero déjenme que les refresque la memoria: Santiago Abascal ha vivido toda la vida de dinero público. Cobraba 80.000 euros al año en una fundación opaca del PP que no servía para nada, a la que él mismo llamó "chiringuito". Y al exjuez Francisco Serrano se le investiga por percibir 2,4 millones de dinero público para una empresa privada.

2. Mentir. Durante la campaña de propaganda nazi, se produjo el incendio de la sede del Reichstag. Se culpó del incendio a los judíos sin prueba ninguna. A día de hoy está bastante claro que el incendio lo provocó  Hermann Göring. Los ultranacionalismos (siempre de derechas) suelen mentir, es marca de fábrica.

3. Acusar de "parásito" al extranjero. En 1932 se hablaba en los discursos de la "raza parásita judía". Actualmente se acusa, bien a los migrantes, bien a los no catalanes ("Espanya ens roba"), de parasitar recursos. Pero las ayudas sociales que conceden las administraciones públicas no se dan en función de la nacionalidad,

"Los ultranacionalismos,
siempre de derechas, suelen mentir. Es marca de fábrica"

Se nos dice que hay que terminar con la sanidad universal. Se nos dice que nos cuesta ente mil y 3.000 millones de euros. Aparte de que no creo que cueste tanto, bastante más nos costaría erradicar brotes de tuberculosis, meningitis, viruela, tos ferina o hepatitis vírica, enfermedades que existen en EEUU ¡porque allí no hay sanidad universal!

4. Acusar al diferente de "amenaza a la comunidad nacional". Así se describía a judíos o gitanos. Ahora, se nos dice que los 'menas' aterrorizan a barrios enteros. En España hay 8.000 'menas'. Ni siquiera el 10% de ellos delinquen, pero si lo hicieran el 20%, hablaríamos de 1.600 delincuentes en un país con 46, 6 millones de habitantes. También se nos dice que el 70% de los agresores sexuales son extranjeros. Pero el 'Informe sobre delitos contra la libertad e Indemnidad Sexual' en España del 2017, elaborado por el Ministerio de Interior, afirma que un 70,1% de los detenidos o investigados eran españoles, frente a un 29,9% de extranjeros.

5. Proponer la eugenesia y demonizar al discapacitado. Lo hacían los nazis. Ahora, Vox quiere recortar las ayudas a la dependencia y la sanidad. Los agentes del 'procés' ya han iniciado un proceso de desmantelamiento de la sanidad. Catalunya es la comunidad con peor inversión presupuestaria en sanidad (1.192 euros al año por habitante), y en Atención Primaria, menos del 15 %.

Así se ganaron las elecciones de 1933 y se creó un gobierno de coalición con otras fuerzas de derechas. Y el 23 de marzo Hitler aprobó  la Ley Habilitante y acabó con la democracia.

El resto es historia.

Pero parece que la hemos olvidado porque estamos a punto de repetirla.

Soy hija de una madre en situación de dependencia y madre de una hija con una enfermedad rara. Yo sí votaré. ¿Y tú?