Ir a contenido

análisis

Rodrygo 818 años), la nueva figura blanca, durante un entrenamiento.

TWITTER

Rodrygo, la ilusión del Bernabéu

Mónica Marchante

Se estaban acomodando aún los aficionados más rezagados en sus asientos del Bernabéu cuando el joven Rodrygo se inventó el primer gol de la noche. No era el Galatasaray uno de esos rivales que asustan, desde luego. En realidad, quien planteaba más dudas era este Real Madrid irregular en Champions, que desde octubre del 2018 no ganaba en la máxima competición europea en su estadio. De ahí la exigencia del partido. El Madrid debía ganar para distanciarse del Brujas en la clasificación y el ambiente no estaba para confianzas.

Cuando el brasileño regateó con la pierna derecha y disparó con la izquierda a la red, en tribuna, pegados al palco presidencial, los socios saltaron de sus asientos a celebrar algo más que un gol. Y levantando la mirada para disfrutar de la repetición en los monitores, paladeaban la jugada. ¡Qué bien lo ha hecho y con qué tranquilidad! ¡Si parece un veterano! Y decían bien. Perfecto en la ejecución, con un aplomo impropio de la edad y una seguridad y tranquilidad inusual en un jugador que estaba debutando en Champions como titular en el Santiago Bernabéu.

Como Messi con Ansu Fati

Dos minutos después buscaba el hueco entre los centrales mientras Marcelo sacaba un centro que cabeceaba cual delantero centro clásico. Dos goles en seis minutos de partido y a disfrutar de la noche. Quién iba a decirles a los aficionados que Rodrygo aún ofrecería más. Y lo iba a hacer asistiendo a uno de los pocos futbolistas a los que no afectan los vaivenes futbolísticos del Real Madrid. A Benzema se le veía feliz al final del partido con la presentación estelar de su compañero. Su sonrisa al hablar de él me recordó a la de Leo Messi en la puesta de largo de Ansu Fati en el Camp Nou hace unos meses.

”Muy feliz de ver a estos chicos de la casa cumpliendo sus sueños de llegar al primer equipo y de marcar en el Camp Nou en partido oficial”. Lo escribió Leo tras el explosivo debut de Ansu frente al Betis junto a una imagen de ambos abrazados. Fati se convirtió aquel día en el segundo jugador más joven de la historia en debutar con el Barça en partido oficial a sus 16 años.

Con dos más, Rodrygo fue este miércoles el brasileño más joven en marcar en la Champions. Y Benzema feliz “ tiene 18 años y no tiene miedo. Me encanta cuando veo a un joven jugar de esa manera”, dijo en Movistar+. El francés devolvió la asistencia del 4-0  a su compañero en el que fue el tercer gol de Rodrygo y sexto del partido. 

Para entonces el Bernabéu ya había coreado el nombre del brasileño pidiendo incluso que Ramos le dejase lanzar el penalti. Porque como se escuchaba en la tribuna, cerquita del palco, ¡cuánto necesitábamos una ilusión a la que agarrarnos!. Que se lo digan a Florentino… y a Bale, que cuando Rodrygo metió el balón del 'hat trick' en su taquilla, ya estaba en casa.