Ir a contenido

Elecciones y género

Los cinco candidatos a las generales, justo antes del comienzo del debate. 

JOSÉ LUIS ROCA

Se presentan mujeres, pero el presidente debe ser hombre

Carmen Domingo

La suerte ha querido que la campaña electoral en esta ocasión vaya a durar tan solo una semana. Creo que nuestras cabezas de electores no hubieran aguantado una campaña más de las de 15 días -los catalanes hubiéramos firmado porque se aprovechara la cita electoral para hacer también los comicios autonómicos por si así salíamos de este túnel

Sin embargo, haya una o dos elecciones, las cosas no cambian, nos lo decía Miriam Ruiz en este mismo diario hace unos días: “si hay algo en lo que todos los partidos coinciden es en colocar a un hombre como referente por Madrid, el puesto tradicional del candidato a la presidencia del Gobierno”. Ay, amigas, la tradición manda, y manda mucho, por lo que veo, tanto que todos ellos repiten en su cargo.

Y el caso es que de los 34,7 millones de españoles mayores de edad que residen en el país, la mayoría son mujeres, casi 18 millones, frente a los hombres, que no llegan a los 17 millones. O sea, más votantes mujeres.

Qué importa. Al fin, siempre candidatos hombres.

Y eso que, gracias a Zapatero, tenemos una ley que obliga a la paridad en las listas. Aunque si le damos la vuelta… podemos pensar que la presencia de mujeres en las candidaturas es por imperativo legal.

Qué importa. Al fin, siempre candidatos hombres.

Los partidos que sí que tienen como líder a una mujer son de implantación autonómica, y no estatal, y por tanto no aspiran a la presidencia del Gobierno.

Qué importa. Al fin, siempre candidatos hombres.

Y el caso es que la moda “de las mujeres” manda y LaSexta se apunta al carro y celebrará un debate electoral este 7 de noviembre en el que participarán políticas de los cinco principales partidos: María Jesús Montero, por el PSOE; Ana Pastor, por el PP; Inés Arrimadas, por Ciudadanos; Irene Montero, por Unidas Podemos, y Rocío Monasterio, por Vox. Parece que para que hablemos en televisión tienen que hacer un debate específico para nosotras, que sino no hay manera.

En definitiva, nos pasean, nos sacan en los mítines, nos crean un debate a la medida… y al fin, siempre presidentes hombres.