Heterofobia

El miedo al otro

1
Se lee en minutos
El miedo al otro

Twitter

Empecé a interesarme por el concepto de la heterofobia leyendo 'La España vacía', de Sergio del Molino, una crónica revolucionária con la que certifiqué mi presente desierto, físico y mental. Heterofobia significa miedo al otro y es algo con lo que sobrevolamos la actualidad. Los políticos, por ejemplo, lo utilizan a menudo en sus discursos. Nos buitrean el pensamiento aprovechando el gran vacío en el que vivimos. El año pasado fuí a un mitin de Marine Le Pen en Fréjus donde también había políticos de la Liga Norte. Se referían constantemente al ‘otro’ (como hacia Duran Lleida distingiendo entre ‘nosotros’ y ‘vosotros'). Lo que conseguian era dar un nombre a nuestros miedos, el otro, porque en estos tiempos, las respuestas, incluso las reprobables, llenan y dan votos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

No hay que negar el vacío. A mí, hace tiempo que me cuesta encontrar un lugar seguro. Mis amigos, mi familia, mis libros, mis canciones... me hacen sentir bien pero nunca es suficiente. Diría que lo único con lo que me refugio y me encuentro más tranquilo es en la condición de joven. Siento que mi generación es la que está afrontando mejor la incertidumbre.

Noticias relacionadas

Nuestros padres piensan que nuestro futuro es incierto pero nosotros sabemos que nuestro futuro será, con toda certidumbre, un desastre. Y por eso hay muchos que han perdido el miedo. Es la constatación de que la lucha por nosotros es inútil y estéril y que visto el panorama hay que hacerla para los otros, para las generaciones futuras.

Soy un poco colapsológico pero dentro del caos -el mío, el de mi generación y el del mundo- me identifico con las luchas por la igualdad que han emergido: entre las mujeres y los hombres, los pueblos y las ciudades, los bosques y los edificios, los pobres y los ricos... Estas luchas sí me representan porque son opuestas a las de Le Pen o Duran Lleida, defienden a los otros. Ha desaparecido la heterofobia entre muchos jóvenes. Y esta política valiente es la única que puede llenar este enorme vacío. Una lucha por la justicia y por la digna vida de los otros, de nosotros.