19 sep 2020

Ir a contenido

Editorial

IAG fortalece el aeropuerto de Barajas

La compra de Air Europa por parte del grupo de Iberia y Vueling también tiene sus implicaciones en el 'brexit'

firma editorial cast

El Periódico

Un avión de Air Europa en una imagen de archivo.  / CATI CLADERA / VIDEO EUROPAPRESS

La compra de Air Europa por parte del grupo IAG –propietario de British Airways, Iberia y Vueling, entre otras aerolíneas– es una de las grandes operaciones del sector del transporte aéreo, por volumen (1.000 millones de euros) y por los objetivos que persigue. IAG ha anunciado que quiere convertir su 'hub' o centro de operaciones de Madrid, donde ya está con Iberia, en un «verdadero rival» para los cuatro 'hubs' más grandes de Europa: Ámsterdam, Fráncfort, Londres-Heathrow y París-Charles de Gaulle. La integración de Air Europa en el hólding reforzaría su posición en el corredor entre Europa y Latinoamérica. No obstante, falta la aprobación de las autoridades de competencia, que deben analizar las posiciones de dominio que pueden resultar de la adquisición. Asimismo habrá que estar vigilantes ante las repercusiones sobre los trabajadores y los usuarios.

La unión de las dos principales aerolíneas españolas, Iberia y Air Europa, crearía unas sinergias que permitirían mejorar la competitividad de Barajas en los vuelos internacionales. En esta ocasión, no por una estrategia centralizadora de la política de infraestructuras del Gobierno central sino por una apuesta empresarial, Madrid ganaría peso dentro del sistema aeroportuario español, mientras Barcelona-El Prat, segunda instalación en número de pasajeros, pese a sus esfuerzos en incorporar rutas de largo radio no acaba de despegar como auténtico 'hub' internacional. En cuanto a los vuelos dentro de España, el impacto también será relevante, ya que IAG ostentaría cerca del 70% del mercado nacional, que lidera Vueling. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Una cuestión no menor es el papel del 'brexit'. Para que una compañía pueda operar vuelos dentro de la UE debe estar controlada por capital comunitario. Una salida del Reino Unido sin acuerdo podría comprometer el negocio de IAG, y la compra de Air Europa reorganizaría su estructura accionarial ante esta eventualidad. Corresponde ahora a las autoridades españolas, británicas y europeas analizar que esta compleja operación respete todas las normas, sin perjudicar a los ciudadanos.