10 jul 2020

Ir a contenido

Chequeo

Vista del plató donde se celebrará el debate electoral en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid este lunes. 

EFE / ZIPI

Breve guía para no perderse en el debate electoral

Rosa María Sánchez

Los candidatos deberían dar respuesta como mínimo a tres cuestiones: ¿Hay crisis? ¿Seguirá subiendo el salario mínimo? ¿Bajarán las pensiones del futuro?

Los cinco principales candidatos para las elecciones del 10-N celebran ese lunes su único debate televisado. Con toda seguridad el conflicto secesionista en Catalunya centrará la atención. Una vez más el dilema entre lo importante y lo urgente. Entre la importancia de definir la identidad de un país y lo urgente —y no por ello menos importante— de dar respuesta a las dificultades económicas y sociales. 

Con todo, estas son algunas claves para seguir ciertos aspectos económicos del debate electoral sobre los que los líderes deberían dejar claros sus puntos de vista sin enredos de cifras o frases huecas.

¿ESTAMOS EN CRISIS? Se podría decir que la crisis se hace evidente en el momento en el que el paro empieza a subir, ya sea porque la creación de empleo no es suficiente o porque hay destrucción de puestos. Es en ese momento, cuando la confianza se quiebra definitivamente. Y esto, según las estadísticas está a punto de hacerse evidente.

Lo que estamos viendo desde mayo es una desaceleración en picado de la creación de empleo. Después de cinco trimestres, el empleo ya no crece por encima de la economía. Sin embargo, el paro, sigue bajando. Hasta ahí, bien. Lo que sucede es que si en los últimos años, el paro bajaba a un ritmo anual superior al 11%, ahora el desagüe se limita al 3,4%. Y hay algo peor. Si se toman las llamadas series desestacionalizadas de la estadística, que son las que de verdad indican las tendencias, el paro sí ha aumentado en los dos últimos trimestres.

¿QUÉ PASA CON EL SALARIO MÍNIMO? PSOE y Unidas Podemos abogan por seguir aumentando el SMI hasta el equipararlo al 60% del salario medio en la legislatura, de acuerdo con la Carta Social Europea. Ello supondría situarlo en 1.200 euros. El PP se mantiene ambiguo. En la anterior campaña, Casado llegó a proponer bajarlo a 850 euros, aunque luego rectificó. Rivera criticó la última subida a 900 euros. Vox considera que seguir subiendo el SMI constituye una barrera a la entrada en el mercado laboral.

¿Y CON LAS PENSIONES? Existe un consenso amplio en mantener el poder adquisitivo de las pensiones. La clave está en cómo lograrlo. ¿Ligando las pensiones al IPC? ¿Al crecimiento económico? ¿Se puede limitar la subida de las pensiones más altas si la economía va mal? Con todo, lo más importante es conocer qué piensan los partidos sobre la puesta en marcha de un factor de sostenibilidad (cuyo desarrollo ha quedado en suspenso) para reducir la cuantía de las pensiones a medida que se alargue la esperanza de vida y lograr así el equilibrio del sistema. Si los líderes políticos no se mojan en ninguna de estas cuestiones con el argumento de “lo que se  acuerde en el Pacto de Toledo” será una mala señal.