31 oct 2020

Ir a contenido

Editorial

Nuevo desamparo judicial

La sentencia de 'la Manada' de Manresa pone sobre la mesa un debate que parecía superado

firma editorial cast

El Periódico

Los miembros de ’la Manada’ de Manresa llegan a la Audiencia de Barcelona.

Los miembros de ’la Manada’ de Manresa llegan a la Audiencia de Barcelona. / JORDI COTRINA

Fue abuso sexual y no agresión, así lo ha considerado la Audiencia de Barcelona al dictar sentencia sobre 'la Manada' de Manresa. Los hechos, ocurridos en el 2016, tuvieron como víctima a una niña de 14 años sobre la que varios individuos realizaron «actos sexuales sin utilizar ningún tipo de violencia o intimidación» ya que la menor estaba inconsciente por el consumo de alcohol. Como ya sucedió en la primera sentencia de 'la Manada' de San Fermín, resulta cuanto menos chocante el contraste entre la dureza de la descripción de los hechos y la clasificación final del delito. Chocante y preocupante. Considerar que el estado de inconsciencia es un eximente para el delincuente ya que la víctima no puede ni dar ni negar el consentimiento vuelve a poner sobre la mesa un debate que parecía superado. De nuevo, la condena varía según la actitud de la víctima. En el caso de Pamplona, el tribunal navarro consideró que debido a la actitud sumisa de la mujer no había mediado violencia. En el caso de Manresa, el estado de inconsciencia de la joven la hizo totalmente innecesaria. Otra vez, un tribunal exige a las mujeres enfrentarse a los agresores. Desgraciadamente, algunas que lo hicieron ya no están para poder dar su opinión.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En julio de este año, el Supremo revocó la sentencia de los tribunales navarros, consideró que en los sanfermines sí se había cometido violación y, por tanto, elevó las penas de prisión. Después de esa revisión, la fiscalía para el caso de Manresa modificó su petición inicial de abusos sexuales por la de agresión sexual. En contra de lo esperado, la sentencia de 'la Manada' de Pamplona parece que no haya sentado jurisprudencia. Un duro mazazo para una sociedad en el que las agresiones sexuales, especialmente las grupales, están creciendo de forma alarmante, sobre todo entre los más jóvenes. Una sentencia difícil de entender, extrañamente benevolente con la violación reiterada a una niña de 14 años y que llama con urgencia a retomar, tan pronto se constituya el nuevo Gobierno, la reforma del Código Penal.