19 feb 2020

Ir a contenido

Críticas al Gobierno

La familia Franco introduce el féretro en el coche fúnebre

emilio naranjo (getty images)

Franco y la obsesión 'indepe'

José A. Sorolla

Con su obsesión enfermiza por hacer creer que el franquismo pervive en España, políticos y medios independentistas se han volcado en criticar la exhumación de los restos del dictador

Con su obsesión enfermiza por hacer creer que el franquismo pervive en España, políticos y medios independentistas se han volcado en criticar la exhumación de los restos del dictador del Valle de los Caídos. Se han publicado fotos del entierro de 1975 y de la exhumación, una al lado de otra, para transmitir el mensaje de que nada ha cambiado. Personajes que nunca lucharon contra el franquismo han calificado el acto de “funeral de Estado”, “victoria, homenaje y apología del franquismo”, llegando a censurar la presencia de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, necesaria para dar fe oficial de la exhumación en su condición de notaria mayor del Reino. Otros han recriminado que se trasladara el cadáver en un helicóptero con la inscripción “Reino de España”. Se ha exagerado la presencia de un puñado de franquistas irredentos cantando el 'Cara al sol' y la exhibición de cuatro banderas con el aguilucho, y hasta la presencia del golpista Antonio Tejero y de su hijo se ha considerado una afrenta a la democracia.

El independentismo convertido al antifranquismo ha coincidido en algunas críticas con Pablo Iglesias, quien también ha calificado la exhumación de homenaje y funeral de Estado y ha acusado a Pedro Sánchez de electoralismo por hacer la exhumación en precampaña electoral en un país que está en campaña electoral permanente, con cuatro elecciones generales en cuatro años, como si el retraso en el traslado de los restos no se debiera al obstruccionismo vergonzoso de la familia del dictador. Lástima  que el radicalismo independentista haya coincidido también con algunas dosis de 'abeceína', como decía el gran Sánchez Ferlosio, de la derecha más carpetovetónica.

Frente a tanta desmesura, sobresale la opinión de la antes pablista y ahora errejonista Tania Sánchez: “No entiendo a quien dice que fue un homenaje. Fue un acto sobrio y respetuoso porque la democracia es esto, derechos y respeto para todos, incluso para quien no los respeta. ¿O es que defendemos el ojo por ojo?”, tuiteó. Nada más que añadir.