Ir a contenido

Al contado

Los responsbles de Foment y Pimec en el acto de este miércoles.

El 'procés' une a Barça y Madrid en Catalunya

Agustí Sala

Foment, Pimec y también UGT y CCOO han sabido hacer aquello de lo que los políticos parecen incapaces: entenderse

El 'procés' resultará tener cualidades mágicas. Rivales y competidores como The Beatles y The Rolling Stones o el Barça y el Real Madrid (de acuerdo en el día en el que jugar el clásico cancelado, por cierto) se han unido con un mismo fin u objetivo. Está claro que estamos ante algo importante.

Es lo que ha sucedido esta semana con Foment del Treball y Pimec, con sus respectivos presidentes al frente, Josep Sánchez Llibre y Josep González. Las dos principales patronales catalanas estuvieron enfrentadas incluso en los tribunales durante 12 años. Aunque sellaron hace unos meses la paz, aún quedaban recelos y resquemores. Pero lo que está en juego es suficientemente importante como para dejar las rencillas aparcadas. Y así ha sido. 

Tan trascendental como lo que acordaron en una declaración conjunta (apelación al diálogo, llamamientos a preservar la seguridad jurídica, la libertad de movimientos de personas y mercancías y la paz social) es que lo hicieran unidos, sin discrepancias y durante un acto con invitados que reflejan transversalidadElena Massot, presidenta del lobi soberanista Femcat; el hotelero Amancio López Seijas o el presidente de la Cambra de Comerç de BarcelonaJoan Canadell, que representa la candidatura independentista que se impuso en las últimas elecciones a este organismo, por poner solo unos ejemplos. Este último, aunque criticó que no se condenara la que, a su juicio, fue "violencia gratuitade la policía y de los Mossos durante los disturbios de la semana pasada, dijo que suscribía "el 80%" del texto. Algo es algo.

Todo ello otorga un gran significado simbólico y demuestra que Catalunya se la juega. O ¿es que no es destacable que entidades que representan a más de 600.000 empresas y empresarios con 2,5 millones de asalariados a su cargo y que discrepan en muchas cuestiones sean capaces de ponerse de acuerdo, huyendo de discusiones y polémicas estériles? Y aún más, con predisposición a mantener la unidad en temas trascendentales.

Y a ello se suma la declaración que el pasado domingo suscribieron estas dos patronales con los sindicatos que también tienen una mayor representatividad en Catalunya, cuando estos también tienen sus propios problemas. El líder de la UGT catalana, Camil Ros, ha de hacer equilibrismos entre su posición personal y la de representante de una central con diferentes sensibilidades, y el de CCOO, Javier Pacheco, algo menos. Pero también han mostrado capacidad de entendimiento para lo que es importante.

Que tomen nota los políticos que tanto hablan, unos y otros, de diálogo pero que en realidad practican el monólogo y, lo que es peor, la confrontación sistemática. Si 'Yesterday' y 'Satisfaction' o el Barça y el Madrid pueden convivir ¿por qué no distintas siglas e ideologías?