Ir a contenido
Zidane y Valverde se saludan en el Camp Nou.

JORDI COTRINA

Zidane y Valverde, fuera... ¡Venga, venga!

Emilio Pérez de Rozas

Ya se pide la destitución del técnico azulgrana cuando el equipo ha remontado el vuelo en la Liga y se habla de Koeman

Somos tremendos. Unos y otros. Los que hacen ruido, a veces, a menudo, casi siempre, y los que nos encargamos de difundirlo. Ya ni les cuento con las redes sociales que, como todo el mundo afirma (y es cierto), se han convertido en la mayor barra de bar de chascarrillos. Y, de pronto, todo ese ruido intencionado se convierten en (casi) verdades absolutas, tal vez porque los periódicos, el papel, hasta hace algunos años lo único creíble (porque es lo único que se somete a un libro de estilo, deontología y comprobación de fuentes), hemos perdido la capacidad de convencer a los lectores de que no solemos mentir. O lo intentamos. Los demás-¡venga!- ruido y más ruido.

No lo digo por nada concreto (o sí, ya verán), pero hemos pasado de que Leo Messi se va a ir del Barça cuando quiera a que no ama a Griezmann, a que manda más que Josep María Bartomeu (con quien no se ve desde Liverpool, pero al que ha debido enviar cientos de mensajitos a través de los múltiples correos que utiliza el crack argentino) y, sobre todo, a que ha colocado a Ansu Fati de titular porque Rodrigo Messi es su mánager.

El profeta del milagro

Pero, de verdad, lo que ya me convierte en el tío más incrédulo de todo el ruido que leo y oigo es esa enfermedad, en pleno mes de octubre, de que, no solo vamos a matar al mito Zinedine Zidane, el profeta del milagro y el 'salvavidas' de Florentino Pérez, sino, también, como cada tres meses, a Ernesto Valverde, al que muchos (demasiados), especialmente los cruyffistas (el otro día volví a escuchar, en el 0-3 de Eibar, a Josep María Minguella blasfemar sobre el fútbol que practica el Barça), vuelven a clavar alfileres en el muñeco de tela que tienen en sus mesitas de noche.

Los poseedores de la verdad absoluta, los que idolatran a Pep Guardiola (otra falsedad poco creíble esa de que alguien le ve como candidato a la presidencia de la Generalitat), los amos del ADN azulgrana, los defensores de La Masia, esos que aún están boquiabiertos por el descubrimiento y la valentía del 'Txingurri' con Fati y Pérez, han lanzado (perdón, vuelven a airear) el nombre de Ronald Koeman.

Antes de marzo

Es más, quienes están propagando su candidatura, justo cuando el Barça ha vuelto a adueñarse del liderato de la Liga, con exhibición del nuevo tridente (¡vaya, pues, al final, igual Griezmann si pega con Messi y Suárez) y explosión de De Jong, son tan atrevidos que, incluso, le recuerdan a 'Barto' que debe decidirse antes de marzo. Venga, venga, 'Barto', espabila y cárgate a Valverde en invierno porque tenemos que poner al héroe de Wembley cuanto antes, baratito, baratito. Y, luego, a Xavi Hernández.

Yo, de verdad, lo he escrito muchas veces: no entiendo como Valverde no se ha ido ya. Será que, como acaba de reconocer José Luis Mendilibar, "el cabrón es muy listo". No sé, por más listo que sea, que lo es, yo estaría hasta las narices de que no parasen de buscarme las cosquillas, de moverme la silla, y tendría unas ganas locas de decir, halá, ahí os quedáis con vuestro Barça, vuestras neuras, vuestros 'ismos; que os aguante otro.