Ir a contenido

Editorial

Europa reclama más rigor presupuestario

La presión europea a favor de la ortodoxia se podría haber evitado tomando antes medidas correctoras

firma editorial cast

El Periódico

La Ministra de Economía Nadia Calviño.

La Ministra de Economía Nadia Calviño. / EFE EPA ERIK S LESSER

La Comisión Europea no da credibilidad a los planes presupuestarios del Gobierno de España para el año 2020. Las últimas estimaciones eran plenamente ortodoxas en sus objetivos, pero sumamente arriesgadas en sus cálculos. Tenían un planteamiento inercial, es decir, no preveían reformas –entre otras cosas porque el Ejecutivo está en funciones– y confiaban en que la evolución de la economía permitiría cumplir con los objetivos de déficit e incluso aumentar el gasto público. Pero los nubarrones de la economía global son demasiado negros para hacer ver que no existen.

El riesgo de recesión en la principal economía europea, Alemania, es inminente. El 'brexit' sigue atascado. La paz entre Estados Unidos y China se ve empañada por la nueva guerra arancelaria con Europa. El panorama no es desolador, pero no permite decir que «todo va a seguir igual» como venía a decir el documento remitido por España a la Comisión Europea. Y la respuesta ha sido un riguroso 'no'. Aunque deja abierta la puerta  a rectificar cuando se presenten los Presupuestos Generales en el Congreso de los Diputados. Si se presentan.

Lo que dice la Comisión Europea no es sensiblemente diferente a lo que opinan los expertos y a lo que piden los agentes sociales. España necesita reformas estructurales en temas clave como el clamoroso déficit de la Seguridad Social, el escandaloso nivel de temporalidad y de precariedad en el empleo, la inaceptable tasa de paro o la inaplazable transición energética. España lleva cuatro años sin un Gobierno que pueda hacer reformas y lo hace después de ocho años de planes de contingencia que no son reformas sino parches. La Comisión Europea ha seguido de cerca esta evolución y conoce sus logros pero también sus limitaciones. Ha repetido en numerosas ocasiones las fórmulas que propone para conseguirlo. No siempre ha encontrado un interlocutor válido. A veces por falta de voluntad y en otras ocasiones por falta de mayoría.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Este traspié es la prueba del nueve de la irresponsabilidad de los partidos españoles que nos ha llevado a la repetición de las elecciones, la base del problema que señala ahora la Comisión Europea. La negación de la realidad de algunos que sabían que no había alternativa a Pedro Sánchez. La falta de responsabilidad de otros, que querían poner en entredicho la ortodoxia europea. Todo ello nos ha llevado a este escenario indeseable: meses sin tomar decisiones mientras la economía se marchitaba y una creciente presión de Europa a favor de la ortodoxia que se podría haber evitado tomando antes medidas correctoras.

De manera que al polvorín catalán ahora se junta un enfriamiento de la economía que la Comisión Europea ha elevado al rango de previsión y que amenaza algunas de las medidas que Sánchez comprometió en la anterior campaña electoral. España necesita, se lo reclaman sus socios europeos, más sentido de Estado y menos bloqueo político. Este país necesita reformas y no tantos cálculos electorales.