06 ago 2020

Ir a contenido

LA CLAVE

Disturbios en la Via Laietana de Barcelona en protesta por la condena de los líderes del ’procés’.

MANU MITRU

Caza de brujas con sonrisa

Luis Mauri

Hordas de chicos muy jóvenes devastan Barcelona. ¿Cómo entenderles? No es difícil: bastaría con entender qué hemos hecho con este país en los últimos 15 años

No sé si el senador estadounidense Joseph McCarthy sonreía a menudo. En la mayoría de las fotos de la época, el apóstol de la caza de brujas anticomunista de los años 50 aparece serio. El director teatral barcelonés Joan Lluís Bozzo es sin duda un hombre más risueño, pese a que la gravedad de su misión purificadora entronca con el legado del inquisidor americano. Bozzo escribió ayer en Twitter: "A una persona como Joan Ollé que, imitando a Boadella, ha dicho tantas barbaridades e insultos contra Catalunya, le dais trabajo cada año en el Teatre Nacional [de Catalunya]. ¿De qué país eres, Teatre Nacional?"

Bozzo borró el tuit al cabo de varias horas, cuando ya acumulaba decenas de retuits y likes y había sido recogido en una noticia de la edición digital de EL PERIÓDICO. Una anécdota desgraciada, una digestión pesada, algo sin mayor trascendencia, puede pensarse. Ojalá. La fatwa contra Ollé, director teatral también y lúcido articulista de este diario, no parece un chascarrillo irrelevante, más bien un síntoma inquietante. Uno más en una larga lista.

Antes fueron el acoso y derribo de una exposición artística en el Fossar de les Moreres, una plaza pública en el mapa de Barcelona o un santuario privado en la mitología nacionalista (2017). O los boicots a los escritores Javier Pérez Andújar (2016) y Elvira Lindo (2006) y a la actriz Carmen Machi (2012). Pérez Andújar había escrito un artículo satírico sobre el independentismo. Lindo había pronunciado en castellano el pregón de la Mercè. Machi se había declarado federalista. Esas eran sus graves ofensas. El nacionalismo excluyente (vaya redundancia viciosa), el supremacismo tribal, la emoción irracional están aquí. También el eco de la persecución del entartete kunst o arte degenerado en la Alemania nazi. Al carajo la regla de Godwin. La revolución de las sonrisas muestra los colmillos.

Hordas de chicos muy jóvenes devastan Barcelona. ¿Cómo entenderles? No es difícil: bastaría con entender qué hemos hecho con este país en los últimos 15 años. Júlia, ¿la recuerdan?, sigue fuera de la ciudad. Aún siente angustia.