Ir a contenido

Editorial

A la espera de la sentencia del Supremo

Todo un país aguantala respiración por un fallojudicial, algo que de por sí ya es una anomalía

El Periódico

Fachada del Tribunal Supremo.

Fachada del Tribunal Supremo.

Cuando el Tribunal Supremo (TS) comunique la sentencia contra los líderes políticos y sociales del ‘procés’, habrá terminado en Catalunya y España una etapa política repleta de tensión con un desenlace que todo hace prever que será doloroso desde un punto de vista político y social y, por supuesto, también personal para los condenados.

Los años de confrontación institucional entre la Generalitat y otros organismos del Estado a cuenta de la celebración de un referéndum de autodeterminación –lo que vino a llamarse el choque de trenes– dejan un balance muy negativo. En estos términos, la inminente sentencia del TS será la certificación del fracaso colectivo que ha supuesto la gestión del ‘procés’ desde la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut hasta hoy.

Un fracaso del Gobierno central, con una especial mención a Mariano Rajoy, que en sus años en la Moncloa asistió impávido a lo que en su momento se llamó el 'suflé catalán': lo que ante la aplicación de un hipotético 155 aún más duro fue prudencia, a la hora de plantear una respuesta al problema político que no fuese penal fue inacción. Las imágenes de la Policía Nacional y la Guardia Civil cargando contra la ciudadanía el 1 de octubre del 2017 simbolizan el legado de Rajoy en este tema.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Un fracaso también del independentismo, que construyó un espejismo político (un farol, en palabras de la ‘exconsellera’ Clara Ponsatí) en el que creyeron (aún creen) millones de personas sin tener una mayoría social suficiente y vulnerando el marco constitucional y estatutario. La vía unilateral a la que el independentismo y sus líderes arrastraron a Catalunya supuso la suspensión de la autonomía, dañó la economía, ha puesto en riesgo la convivencia en el seno de la sociedad catalana y dio lugar a un proceso legal que culminará con la sentencia del Supremo.

Todo un país aguanta la respiración a la espera de la sentencia del TS, un hecho que de por sí ya es una anomalía que debería llevar a una profunda reflexión. La judicialización por la vía penal del ‘procés’ ha dado a los jueces del alto tribunal un protagonismo que no les debería haber correspondido en un tema que tendría que haberse tratado por medios políticos. Es de prever que la sentencia guste a muy pocos, por exceso o por defecto, a causa de la polarización de la vida política en Catalunya y España, y más en el contexto de una campaña electoral de unas elecciones generales.

Hay convocadas protestas en Catalunya, que se anuncian masivas. El respeto a la división de poderes debe prevalecer, pero la protesta es legítima, y en una democracia no debería preocupar siempre y cuando no derive en desorden público.

El papel de las instituciones catalanas, en este sentido, será crucial. La crítica desde las instituciones no debe confundirse con el activismo político. En un ambiente que es de prever que estará preñado de emociones, deben recordar que representan a todos los catalanes, independentistas y no independentistas, y que su proceder no debe poner en riesgo la que debería ser la prioridad tras la sentencia: preservar la convivencia y devolver el conflicto catalán a la esfera de la política.