Ir a contenido

Dos miradas

Imagen de recurso de una víctima de violencia machista.

123RF

Acompañar

Emma Riverola

El Gobierno del País Vasco ha estrenado un servicio de acompañamiento para ayudar a las víctimas de la violencia machista a calmar la ansiedad durante el tránsito judicial

De repente, unos pasos apresurados detrás de ti mientras caminas por una calle oscura y solitaria. Solo en un vagón, un encapuchado espera a entrar cuando se abran las puertas. Alguien está forzando la cerradura de tu casa… Basta imaginarse en cualquiera de estas situaciones para sentirse invadido por la angustia. Así viven cada minuto de su vida las víctimas de la violencia machista. Un día a día atenazado por el miedo, impregnado de soledad. Temiendo que, en cualquier momento, ese hombre se convierta en el monstruo que la devore. ¿Se volverá loco si se atreve a denunciarlo?

Este año ya han sido asesinadas 46 mujeres por su pareja o expareja. Un 70% de ellas no habían denunciado. El Gobierno del País Vasco ha estrenado un servicio de acompañamiento en los juzgados para las víctimas de la violencia machista. Un equipo de especialistas para ayudar a calmar la ansiedad durante el tránsito judicial. El servicio es voluntario y se ha puesto en marcha en Bilbao. Tras su evaluación, se extenderá por otras sedes judiciales a partir de 2021. Para eso están los gobiernos. Para proteger a sus ciudadanos. Parece obvio.