03 jun 2020

Ir a contenido

Editorial

La repetición electoral puede ser estéril

El PSOE sería el ganador el 10-N , según el sondeo del GESOP, con un resultado muy similar al que obtuvo en las generales de abril

El Periódico

Vista general del hemiciclo del Congreso, durante la sesión constitutiva de la Cámara, el pasado 21 de mayo.

Vista general del hemiciclo del Congreso, durante la sesión constitutiva de la Cámara, el pasado 21 de mayo. / EFE / JAVIER LIZÓN

La repetición de las elecciones generales el próximo 10 de noviembre puede ser poco útil y dejar las cosas más o menos como estaban. Esto es lo que se desprende de la encuesta del GESOP que publica EL PERIÓDICO y que confirma que los socialistas volverían a ganar, pero con un resultado prácticamente igual al de abril (124-128 escaños frente a los 123 actuales), quizá porque el 44% de los consultados culpa al PSOE de la repetición electoral, frente al 26% que responsabiliza a Unidas Podemos (UP). La distribución en bloques seguiría dando un predominio a la izquierda, aunque con una mayoría muy ajustada, por lo que quizá sería necesaria de nuevo la abstención del PP o de Ciudadanos (Cs) para romper el bloqueo político. 

La distribución del voto dentro de los bloques sí que sufre algunas variaciones significativas. En la derecha, la principal es el hundimiento de Ciudadanos, que puede perder la mitad de sus 57 escaños, quedarse entre 24 y 28 y ser superado incluso por Vox, al que el sondeo otorga los mismos diputados que a Cs. El catastrófico resultado del partido naranja se acompaña con un desprestigio de Albert Rivera en todos los indicadores complementarios: obtiene la peor valoración desde que concurre a las elecciones generales, con la pérdida de un punto desde abril; retrocede en 10 puntos en preferencias para ser presidente, pasando del segundo puesto al cuarto, y es el dirigente peor calificado por su propio electorado.
 

Este duro castigo al giro a la derecha, que ya se manifestó con la deserción de significados dirigentes tras los pactos con Vox, y al cordón sanitario levantado por Cs frente al PSOE está, sin duda, en el origen de que Rivera levantara este sábado su veto a Pedro Sánchez, a cambio de que los socialistas se comprometan a efectuar una serie de «reformas de Estado». En ese caso, Rivera facilitaría la investidura de Sánchez con la abstención de Cs, pero sin entrar en el Gobierno porque su prioridad sigue siendo el pacto con el PP. Habrá  que ver si este nuevo giro puede parar la hemorragia de votos que predicen los sondeos y también si la abstención de Cs sería suficiente para investir al líder del PSOE, ya que podría suceder que se necesitara también la del PP, que se convertiría en la primera fuerza de la oposición.


La variación en la izquierda sería menor, propiciada por la presentación del partido de Íñigo Errejón, Más País, al que se le adjudican de 8 a 12 diputados, resultado que hay que tomar con cautela puesto que el sondeo se hizo entre el 30 de septiembre y el 3 de octubre, con el nuevo partido aún en formación. UP, que perdería entre 6 y 10 escaños., sería el afectado por esta naciente formación. La otra novedad, la presentación por primera vez de la CUP a unas generales, se saldaría con un buen resultado (entre 3 y 5 diputados) a costa sobre todo de ERC, que perdería tres, y de JxCat, que podría ceder uno.

La encuesta confirma también un muy posible aumento de la abstención, ya que el porcentaje de electores que consideran estas elecciones importantes o muy importantes baja 18 puntos en relación a las de abril. Estos últimos meses de bloqueo político pueden pasar factura.