28 nov 2020

Ir a contenido

Editorial

Las trampas de Madrid 360

El alcalde de Madrid da la espalda al ejemplo ambiental de los conservadores europeos más responsables

José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, y Begoña Villacís, vicealcaldesa.

José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, y Begoña Villacís, vicealcaldesa. / TWITTER / @begonavillacis

Uno de los principales caballos de batalla de José Luis Martínez-Almeida en la campaña electoral por la alcaldía de Madrid fue la derogación de Madrid Central, el plan del gobierno municipal de Manuela Carmena para hacer frente a la contaminación atmosférica en el núcleo de la capital.  Una vez alcalde, el líder del PP, con el apoyo de Vox y Ciudadanos, puso en marcha un intento de moratoria de las multas incoadas y prometió «revisar el plan», un eufemismo forzado por la amenaza de sanciones de la Unión Europea y la evidencia de que la iniciativa, que ha sido  considerada por entidades ecologistas de Europa como la zona de bajas emisiones más efectiva de la UE, ha sido altamente efectiva en el recorte de emisiones de NO2. Martínez-Almeida presenta ahora su alternativa, Madrid 360. Según el alcalde del PP, a pesar de que permitirá que vehículos contaminantes accedan a las zonas que antes tenían vetadas, favorecerá la afluencia de estos vehículos con tarifas de aparcamiento más baratas, incentivará el uso de motos aunque sean de combustión y no eléctricas y suprimirá carriles bicis que «entorpezcan» el tráfico de vehículos privados de motor, las emisiones se reducirán aún más que con el plan vigente. No parece muy convincente.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La adaptación a la emergencia ambiental a la que nos enfrentamos exigirá medidas de las administraciones y compromisos de los ciudadanos para asumir cambios, no siempre fáciles, en nuestra forma de vida. Habrá quien no los sepa entender, o que tal vez resulte damnificado por ellos. Defender la necesidad de esta transformación, hacer la pedagogía imprescindible y emprender las iniciativas necesarias para evitar que acarreen nuevas situaciones de desigualdad es la labor de cualquier gobernante responsable. De izquierdas o derechas, como han comprendido muchos partidos conservadores europeos. Alimentar el descontento y complacerlo con medidas regresivas es algo que se debería esperar del populismo más inconsciente e irresponsable, con el que ha decidido alinearse el nuevo alcalde de Madrid.