21 oct 2020

Ir a contenido

Editorial

Apoyo mayoritario a la fiscalidad verde

Los recargos fiscales y medidas restrictivas deberán evitar el peligro de crear nuevas desigualdades

firma editorial cast

El Periódico

Manifestación contra el cambio climático en Barcelona, el pasado 24 de mayo.

Manifestación contra el cambio climático en Barcelona, el pasado 24 de mayo. / ÁLVARO MONGE

La ciudadanía tiene ya una conciencia clara de que estamos ante una emergencia ambiental y es necesario tomar medidas de calado para reaccionar. La negación del calentamiento global es estadísticamente ínfima, la inmensa mayoría reclama esfuerzos a los gobiernos y está dispuesta a modificar aspectos de su vida cotidiana y el 57% aceptaría pagar más impuestos verdes, según una encuesta del Instituto Elcano. Esfuerzo, este último, al que, sin embargo, no estaría dispuesto el restante 43%. Una imposición fiscal disuasoria y restricciones de acceso para los medios de transporte u otras actividades menos sostenibles serán imprescindibles para hacer realidad el inmenso cambio de hábitos necesario para reducir en lo posible las dimensiones de la crisis a la que nos enfrentamos. Sin embargo, tras este planteamiento late un peligro. Que el incremento de impuestos sobre combustibles fósiles, el establecimiento de peajes y la necesidad de sustituir los vehículos más envejecidos supongan una carga económica asumible para unos pero difícilmente viable para los sectores con menos poder adquisitivo. La lucha contra la emergencia climática que nos amenaza debe evitar la creación de una nueva brecha de desigualdad. Es un peligro real la emergencia de movimientos de malestar social como el de los 'chalecos amarillos' en Francia, desencadenado por el incremento de los impuestos al diésel. Y tampoco es descartable que la percepción de agravios de este tipo lleve a alimentar el negacionismo climático, o al menos a relativizar la gravedad de la situación para justificar la resistencia a tomar medidas necesarias, como ya sucede en Estados Unidos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Aún más cuando el reparto de la carga impositiva y la distribución del gasto social muestran también signos claros de ineficiencia a la hora de reducir las desigualdades. Será necesario que cada medida de ajuste a la nueva realidad a la que nos dirigimos incorpore elementos de progresividad y medidas alternativas asequibles, como el refuerzo de los sistemas de transporte público allí donde la circulación del coche privado se deba restringir.