Ir a contenido

Editorial

Trump afronta finalmente el 'impeachment'

El encausamiento del presidente por el Congreso abre un proceso repleto de incógnitas en año electoral

firma editorial cast

El Periódico

Donald Trump.

Donald Trump. / REUTERS / JONATHAN ERNST

El procedimiento de 'impeachment' contra Donald Trump instado por el Partido Demócrata en la Cámara de Representantes, donde tiene mayoría, cambia sustancialmente el tono de la precampaña para la reelección del presidente, coloca a Joe Biden en primer lugar para ser el candidato demócrata que le dispute la Casa Blanca y condena a que, cuanto suceda a partir de ahora, se analice a la luz de los vaivenes del proceso. Porque, aunque es harto difícil que el encausamiento de Trump por el Congreso culmine con su destitución, el andamiaje jurídico y político que lo rodea conlleva un enorme desgaste no solo para quien es investigado, sino también para quienes ponen en marcha la investigación. Y es una incógnita intuir quién puede salir más debilitado del desafío conforme avancen las pesquisas y salgan a la luz la cara oculta del poder y sus miserias.

Esa incertidumbre por las consecuencias electorales que puede tener la vía del 'impeachment' explica las resistencias del 'establishment' demócrata a tomar este camino hasta que se ha concretado el escándalo de las presiones de Trump al presidente de Ucrania, el inexperto Volodímir Zelenski, para que investigara a Joe Biden y a su hijo. Es presumible que los demócratas dispongan en este caso de mejores elementos probatorios que en el del 'Rusiagate', pero incluso si este es el punto de partida, es muy improbable que en el Senado, con mayoría republicana, logren sumar 67 votos para echar al presidente en pleno año electoral.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Desde que Trump llegó a la Casa Blanca, la perspectiva de un 'impeachment' ha sobrevolado los salones de Washington. La mayoría lograda por los demócratas hace un año en la Cámara de Representantes hizo que se multiplicaran los partidarios de ponerlo en marcha. Puede incluso convenirse que Trump ha acumulado méritos para verse en este trance, pero es igualmente cierto que la complejidad del procedimiento y los intereses políticos hacen extremadamente difícil que se consume la destitución, y, en cambio, pueden reforzar al inculpado a ojos de una parte importante del electorado.