30 nov 2020

Ir a contenido

Análisis

La ministra de Economía, Nadia Calviño, entre el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, y la presidenta de la Fundación Internacional Olof Palme, Anna Balletbò, en la clausura de las jornadas de S’Agaró.

EFE / ROBIN TOWNSEND

Miquel Valls: un motor de Barcelona

Anna Balletbò

El expresidente de la Cambra puso los intereses de la ciudad y de Catalunya por encima de posiciones políticas

Triste noticia el fallecimiento inesperado de Miquel Valls , presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona  desde Junio del 2002, hasta  junio del 2019, cuando dejó el cargo a su sucesor y actual presidente recomendándole que defendiera el interés general y no de parte

Esto y el desarrollo de las infraestructuras eran su  gran preocupación. Miquel quiso ser presidente de todos como la mejor manera de hacer crecer la ciudad, facilitando su innovación y su progreso, poniendo los intereses de Barcelona y de Catalunya por encima de posiciones políticas.

Valls también presidió el Consell de Cambres de Catalunya. Recordaremos al amigo,  con su sonrisa socarrona y el regalo de su afable amistad.  Miquel era un hombre templado moderado y pactista.  Licenciado en Ciencias Económicas por la UB, cursó un máster de Gestion Gerencial en EADA y se diplomó en dirección de empresas en IESE.

En 1970 se incorporó en funciones  ejecutivas  al grupo familiar, empresas Valls, que operaba en el sector metalúrgico. Ostentó cargos  y fue miembro de los consejos  de administración de numerosas empresas:  Fichet, Gas Natural Fenosa, VidaCaixa, Grupo Emerger y  Consorci de la Zona Franca. En su última etapa tenía muchos proyectos  en MC Mutual, que presidia.

Desde que ocupo la presidencia de la Cambra, Valls apoyó sin fisuras la Trobada d'Economia a S'Agaró, que impulsa la Fundación Internacional Olof Palme. Siempre escuché sus palabras de aliento ante cualquier contratiempo y la mágica frase: "Saldrá bien, no debes preocuparte”.

Han sido 17 años de cooperación, de confianza y de lealtad personal. Mi valoración coincide con la de José Luís Bonet, presidente de la Cámara de España y anteriormente de la Fira de Barcelona. Valls impulsó ya con su predecesor Antoni Negre la nueva etapa de la Fira, y luego pudo consolidarla com Jaume Tomàs y Bonet.

Barcelona le debe gran parte de su empuje.  Cálido abrazo a su esposa Anna Duran y sus hijos, Miquel, Daniel, Marta, Laura y Sandra. Miquel Valls queda en nuestro más cariñoso y agradecido recuerdo.