Ir a contenido

ANÁLISIS

Zidane, en un partido de Liga de esta temporada.

'¡Mourinho is coming!'

Mónica Marchante

El miércoles tropecé en el palco del Wanda Metropolitano con José María García. Fue verle y recordar una de las muletillas que tanto usaba: “el rumor es la antesala de la noticia”. Rotunda falsedad, por otro lado. No siempre el rumor es cierto y mucho menos se hace realidad. Aunque en el caso Mourinho, la realidad puede superar a la ficción.

Después de dos empates y dos victorias en liga (los empates contra Villarreal y Valladolid) y especialmente tras la dura derrota de Paris, donde el Real Madrid no tiró a puerta en todo el partido, Zidane está en el disparadero.

Sí, el conejo de la chistera que se sacó Florentino en marzo ante el desastre con el Ajax hace agua cada vez más aunque se llame Zizou y haya ganado 3 Champions. Fue una difícil tarde en Valladolid que acabó con los directivos sonrientes conocedores de que el francés había dicho sí, con Solari de cuerpo presente en la sala de prensa de Zorrilla. Era una maniobra brillante del presidente del club, había recuperado al hijo pródigo en el momento en que más lo necesitaba.

Solo seis meses después de aquello Florentino tiene que buscar otro conejo. Pero todos saben que la culpa no es de Zidane, como no lo fue antes de Lopetegui ni de Solari.

Porque Zidane es el mismo que era en el éxito.Ni era tan bueno entonces ni tan malo ahora. Lo que sí es radicalmente diferente es la plantilla que tuvo entonces y la que tiene ahora. El Cristiano de las tres Champions se fue. Y el único de aquellos que se acerca a su nivel de entonces es Benzema, y a duras penas. No es lo mismo gestionar una gran plantilla que reconstruir desde las cenizas.

Se hizo de la portería un problema cuando no existía. Se menospreció la importancia de Ronaldo. Han gastado 300 millones en jugadores que noson titulares salvo Hazard, que aún le queda. Y no se han atendido las peticiones de Zidane.Ahí está, sin Pogba pero con Bale James.

Dijo el expresidente Ramón Calderón en El Confidencial esta semana que el único entrenador a quien Florentino ha respetado es Mourinho. Este rumor sí va camino de ser noticia.