Ir a contenido

EDITORIAL

Empeñados en la crisis

Los estados miembros de la Unión Europea no tienen otra política económica que la que hace Draghi desde el BCE

firma editorial cast

El Periódico

Terminal de contenedores del Puerto de Algeciras (Cádiz).

Terminal de contenedores del Puerto de Algeciras (Cádiz). / A. Carrasco Ragel (EFE)

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) anunció este jueves una nueva desaceleración del crecimiento mundial, que cifró entre tres y cuatro décimas menos que en su última previsión, y lo dejó en el 2,9% para el 2019 y en el 3% para el 2020. Las razones son conocidas: la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la amenaza de un 'brexit' sin acuerdo y el exceso de deuda privada ligado a la falta de solvencia. La distensión que pareció obtener Emmanuel Macron en la cumbre del G-7 en Biarritz no parece haber convencido a los analistas que, a su diagnóstico de los últimos meses, han sumado dos nuevas alertas de inestabilidad: el precio del petróleo tras el ataque con drones a las refinerías de Arabia Saudí y el «agotamiento» de las políticas monetarias de los bancos centrales. De todo el panorama, este último punto es el más inquietante. La bajada de tipos de interés de la Reserva Federal del martes y del Banco Central Europeo (BCE) de la semana pasada ya no se interpreta que tengan la fuerza suficiente frente a tamañas amenazas para actuar como un revulsivo. Al menos, con el mismo ímpetu.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El pronóstico de la OCDE coincide de alguna manera con el último informe del Banco de España en el sentido de que la Unión Europea no está preparada para una nueva crisis. Un hecho que si llegara producirse sería más grave que la misma crisis que tantos auguran. Pero lo cierto es que los 27 estados miembros no tienen en este momento otra política económica que la que hace Draghi desde el BCE, basada en la reducción de tipos hasta generar inflación y en la compra de deuda de los estados y de los bancos para enterrar los créditos insolventes.

Los economistas más serios niegan que esta inestabilidad desemboque a corto plazo en la temida recesión. El dato de crecimiento de Alemania en este tercer trimestre será decisivo para despejar los malos augurios. A pesar de ello, cunde la sensación de que los gobiernos no solo no están haciendo lo que deberían para evitarla, sino que algunos, como los de Estados Unidos y Gran Bretaña, están empeñados en provocar un cataclismo. Hacía décadas que no asistíamos a ejercicios de irresponsabilidad tan graves como estos. Quizá desde el crack del 29. Lo correcto sería pedirles que vuelvan a la ortodoxia que ahora no puede ser otra que las políticas expansivas, al menos, como pidió Draghi la semana pasada, en aquellos países que tienen margen fiscal para hacerlo