Ir a contenido

Al contrataque

Cayetana Alvarez de Toledo 

Gerard Artigas / ACN

Portavoces pirómanos

Cristina Pardo

A estas alturas, no hay ninguna duda de que la prioridad de Cayetana Álvarez de Toledo es defender lo que ella piensa, marcar el camino, ir por libre

Cayetana Álvarez de Toledo lleva cuatro días como portavoz del PP en el Congreso y ya ha provocado varios incendios. El primero se produjo antes incluso de su nombramiento. Primero, por su elección como cabeza de lista por Barcelona. No la consideraban de los suyos por el trabajo que había hecho en su primera etapa en el partido (a la sombra de Ángel Acebes) y porque venía de pedir el voto para Ciudadanos, a pesar de mantener el carnet de militante popular. Me comentan las malas lenguas que el rechazo a su persona es lo único que, en algún momento, puso de acuerdo a Soraya Sáenz de Santamaría y a María Dolores de Cospedal, que ya es decir.

Después de las últimas eleciones, había barones de peso que no la querían ni ver como portavoz parlamentaria, porque entendían que no representa ni por asomo a las diferentes sensibilidades que conviven en el PP. Es decir, Cayetana Álvarez de Toledo no tiene, para estos dirigentes, la autoridad moral que se les presupone a las personas que ocupan un cargo tan importante y tan delicado. Pablo Casado la impuso finalmente, ignorando las reticencias internas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Y en dos minutos, ella ha pasado a ser en algunas ocasiones portavoz de su líder, pero fundamentalmente siempre es ante todo portavoz de sí misma. Y la primera regla interna es que un portavoz parlamentario no tiene opinión propia, sino que su deber es defender la postura oficial. Eso es así. 

Ni en el fondo ni en la forma

Los golpes que Cayetana Álvarez de Toledo ha propinado al PP vasco por su «tibieza» con el nacionalismo generaron un gran lío. Entre otras cosas, porque sus acusaciones no son apropiadas ni en el fondo, ni en la forma. De ahí que algunos le hayan reprochado en estos días su desconocimiento absoluto de la historia de la formación. En todo caso, y como le tienen ganas, la respuesta de Borja Sémper, portavoz del PP en el Parlamento vasco, fue muy dura: «Mientras algunas pisaban mullidas moquetas, otros nos jugábamos la vida por la convivencia».

Pablo Casado trató de apagar el incendio, pero a ella le dio igual. Y al día siguiente, volvió a la carga. A estas alturas, no hay ninguna duda de que su prioridad es defender lo que ella piensa, marcar el camino, ir por libre. Los portavoces parlamentarios tienen que ser agresivos, sí, pero con la oposición (como Rafael Hernando), no con sus propios compañeros. En el PP ya hay quien vaticina que terminará siendo molesta hasta para Pablo Casado. Al tiempo.