Ir a contenido

Al contado

Firma del acuerdo de representatividad en marzo pasado.

Las pymes también existen

Agustí Sala

Pimec ya ha logrado llevar la representatividad paritaria que tiene reconocida a casi todos los organismos de concertación existentes

Me vienen a la memoria los versos de Mario Benedetti, que luego musicó Joan Manuel Serrat. Pero en vez del Sur, menos pudiente, en contraste con un Norte rico y poderoso al que se refiere el escritor uruguayo en su texto, en este caso, las que podemos decir con rotundidad que también existen son las pymes.

Individualmente, una por una, las pequeñas y medianas empresas tienen una dimensión alejada de las grandes compañías. Eso es más que obvio. Serían comparables a ese Sur más anónimo, con menor capacidad de incidencia ante el poder que el denominado 'establishment'.

Pero como colectivo, cuando se agrupan, las pymes suman. Y, por ahora, mucho más que el proyecto integrador de las derechas que hábilmente propone el líder del PP, Pablo Casado, a sus socios naturales, Ciudadanos y Vox, para en realidad perpetuarse como jefe de la oposición, si no para sentarse un día u otro en el sillón de mando de Moncloa.

Consciente de ello, la patronal Pimec, presidida por Josep González, hace valer la representatividad que se le reconoció en marzo pasado, tras casi dos décadas de batalla jurídica con Foment del Treball, la 'pariente' de la gran patronal CEOE en Catalunya y que su actual presidente, Josep Sánchez Llibre, está reconvirtiendo en un poderoso lobi. Ante la inminencia de que la Generalitat tuviera que contar la auténtica representatividad de cada organización por mandato del Tribunal Supremo, se cerró un acuerdo en marzo pasado que consagra la paridad de las dos patronales en las instituciones. 

De ahí que se ha producido una pugna importante por la paridad que ya se ha incorporado en el Consell Econòmic i Social de Catalunya (CTESC) al resto de organismos existentes. Pimec quiere consolidar ese papel de contrapeso contrapoder, según se mire, de las grandes compañías, que tiene reconocido. 

De hecho la diferencia de intereses se plasmó con la constitución de Plataforma Pymes, promovida por Pimec y que da cabida a otras organizaciones del resto de España como contrapeso de la Cepyme dependiente de la CEOE. Y es que Pimec es una organización empresarial que se ha caracterizado por su persistencia e insistencia hasta contribuir de forma importante a que entraran en vigor cambios legislativos que afectan a la contratación pública y la participación de las pymes; o la regulación de la morosidad en los pagos empresariales. Aunque esta última está coja al faltar un régimen sancionador que, oh casualidad! se cayó de la agenda parlamementaria minutos antes su aprobación al acabar la anterior legislatura previa a las elecciones del 28 de abril. Pero el Sur también existe.