Ir a contenido

Dos miradas

El cementerio de mochilas instalado en la ONU

EFE

La culpa en la espalda

Emma Riverola

Unicef ha instalado un cementerio de mochilas en la sede de Naciones Unidas. Son 3.578 mochilas para homenajear a los más de 12.000 niños asesinados o mutilados en zonas de conflicto durante el 2018

Todos los números y las letras. Y ese olor a plástico adictivo. También excitante. Porque huele a nuevo, a todo lo que está por venir. A risas y correrías por los pasillos. También a deberes, a problemas atragantados, a lecciones mal aprendidas … Todo eso cabe en una mochila escolar. Ilusiones y desengaños. Esfuerzo y futuro. La infancia colgada a la espalda.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Unicef ha instalado un cementerio de mochilas en la sede de Naciones Unidas. Son 3.578 mochilas para homenajear a los más de 12.000 niños asesinados o mutilados en zonas de conflicto durante el 2018, la cifra más alta desde que se comenzó a monitorizar estas graves violaciones. Se creen que son muchos más. En dos semanas, los líderes mundiales se reunirán en sus instalaciones para celebrar el 30º aniversario de la Convención de los Derechos del Niño. ¿Cuántos de ellos se atreverán a mirar ese cementerio de futuro? Ahí yacen las consecuencias de las manos que estrecharon, de los negocios que promovieron. También de esos contratos con la industria armamentística que alentaron o mantuvieron con el argumento de defender puestos de trabajo. Miren, y carguen su culpa.