Ir a contenido

Análisis

Una manifestación en Barcelona, el pasado abril, contra la violencia machista a raíz del caso de ’la Manada’ (ilustración de Núria Just).

FERRAN NADEU

La falacia de «la igualdad ya existe»

Ana Bernal-Triviño

La igualdad solo se alcanzará desde la educación y la aceptación de que el feminismo es la única opción para respetar los derechos de las mujeres

Dicen algunos responsables políticos de la derecha y extrema derecha (incluidas mujeres) que el feminismo no es necesario porque «la igualdad ya existe». 

La memoria de la Fiscalía General del Estado muestra la falacia de este argumento reaccionario pero también recoge aspectos que las feministas llevan advirtiendo desde hace años, muchos años. Si echamos la vista atrás, lo que cita la fiscalía como problemas ya lo apuntaban las feministas de los años 70. El liberalismo y el posmodernismo, donde todo vale, se ha encargaron de no ponerles freno.

Que aumenten las violaciones cometidas por menores, así como las violaciones grupales, no se debe a un hecho fortuito. ¿Qué está pasando? La respuesta es rápida: es lo que han aprendido, lo que han normalizado y lo que reproducen. 

A eso sumamos que el sexo (gracias al papel de las religiones y dictaduras) ha sido siempre un tema tabú. Está bien que el alumnado aprenda los reyes visigodos, por ejemplo, pero escuela y familia deben afrontar ya la educación sexual porque el sexo forma parte de la vida. De no hacerlo esas cifras aumentarán porque tras ellas está el porno, están relaciones de dominio, la cosificación de las mujeres o la normalización del control y los celos.

Empatía y consentimiento

El porno no educa. Educa afrontar un plan que explique las relaciones afectivas, sexuales y emocionales basadas en la empatía y el consentimiento. Eso no tiene nada que ver con una visión puritana. El feminismo ha reivindicado siempre hablar de sexo, del deseo femenino y del placer pero lejos de la violencia, la imposición y sumisión. 

No es casualidad que aumenten los delitos sexuales o se denuncien más porque el cuerpo de la mujer fue, es y será siempre el campo de batalla del machismo. No es casualidad que aumenten las violaciones grupales cuando es lo más buscado en las páginas porno. No es casualidad que se normalice esta violencia en un país donde se crearon páginas en redes a favor de los violadores de la Manada.

Más datos… La fiscalía vuelve a negar el mito de las denuncias falsas. De 166.961 presentadas en el 2018 solo lo fueron 14. Pero también señala otra cuestión vital. Advierte de la insuficiente o deficiente valoración del riesgo en las víctimas de violencia de género. Las razones: falta de personal, tiempo o medios.  Víctimas que dan el gran paso de denunciar para que luego les digan que su situación no es tan grave... pero acaban asesinadas. O ellas o, además, sus hijos e hijas. 

Así que políticos y no políticos que sostienen que la igualdad ya existe… deben leer esta memoria. Porque crear leyes que reconozcan derechos para las mujeres sin medios no es igualdad. Porque educar con el porno no es igualdad. Porque el hecho de que en el espacio privado, donde no entran las leyes, esté aún arraigado el machismo, no es igualdad. La igualdad solo se alcanzará desde la educación y la aceptación de que el feminismo es la única opción para respetar los derechos de las mujeres. Háganlo, al menos, para las próximas generaciones y dejen ya las mentiras.