Ir a contenido

Los prescriptores

Lectura en la playa

Este libro... ¿es para tanto?

Isabel Sucunza

Normalmente el proceso va así: se publica un libro, se le hace más o menos promoción de salida dependiendo bien de la capacidad de la editorial para pagar espacios de visibilidad en los medios, librerías y soportes publicitarios en la vía pública, o bien dependiendo del nombre del autor. El libro empieza a circular entre los lectores, los lectores hacen tuits, algun lector famoso (una escritora, un actor, un instagramer) los recomienda en las redes también, la gente lo comparte; sale una crítica y otra más.

Entre la fecha de salida del libro y que pasa todo eso, igual ya han pasado dos meses. Entonces, inevitablemente, siempre llega el día en que alguien entre en una librería, se acerca al librero con el libro en la mano y le pregunta: “Este libro... ¿es para tanto?”

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En ese momento, el librero tiene que responder cara a cara si sí o si no.

La puntualización 'cara a cara' es importante: todo lo que ha pasado hasta entonces es impersonal: ni la campaña de promoción, ni las críticas en medios generalistas, ni las menciones en las redes tienen destinatarios concretos, ni, por supuesto, quien las haya leído le pagará 20 euros en mano, a cambio del libro, a quien haya firmado todo aquello. Tampoco podrá acudir una semana después al periodista, al tuitero o al anunciante para decirles: “tenías razón, es muy bueno” o “no era para tanto: lo he abandonado a media lectura”.

Son estos lectores, los que se paran a preguntar cosas antes de dejarse llevar por el ruido, los que marcan el punto seguido o el punto final del hype. Son el punto de inflexión en la trayectoria de un libro. Son los que incitan el repunte de ventas de después de la campaña de Navidad o de Sant Jordi para las que estos libros habían estado pensados. Son los que levantan o bajan el pulgar, los que deciden si una novedad es de larga duración o no.

Estos y los libreros sinceros, los que les dicen “sí que es para tanto” o “no; no vale la pena” independientemente del ruido, estos son los importantes.