Ir a contenido

Deportista fallecida

Blanca Fernández Ochoa, en un retrato del 2012, en las pistas de Soldeu.

JOAN CORTADELLAS

Blanca Fernández Ochoa, bipolaridad y estigma

Lucía Etxebarria

Los medios tenemos una gran responsabilidad a la hora de no amplificar el estigma de los trastornos mentales

El hipotiroidismo es una deficiencia en el metabolismo de la glándula tiroides que afecta a la hormona tiroxina, que aumenta la ansiedad y el miedo, y crea problemas de memoria y concentración. La diabetes tiene que ver con el páncreas y la resistencia a otra hormona: la insulina. Suele traer aparejada ansiedad, estrés, confusión irritabilidad, cansancio extremo y depresión. El trastorno bipolar comparte mecanismos biológicos con la epilepsia. Tiene que ver con un desarreglo en el eje HPA (hipotálamo-hipófisis–adrenal) y con cambios en neurorreceptores y canales iónicos. Provoca periodos de hiperactividad (manía) sucedidos de bajadas de ánimo.

En los tres casos hablamos de una enfermedad de origen físico que afecta a las emociones, y que debe ser tratada con medicación. Muchos pacientes diabéticos e hipotiroideos acuden de paso a terapia para saber gestionar los cambios emocionales derivados tanto de su condición como de sus vivencias personales y particulares.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero si Blanca hubiera sido hipotiroidea, o epiléptica, o diabética, o sufriera endometriosis (otra enfermedad que provoca cambios emocionales), nadie estaría relacionando de forma directa su enfermedad con un posible suicidio. Porque existe un enorme tabú, falta de información y estigma con los trastornos mentales. Y la forma en la que los tratamos y los sensacionalizamos en medios hace creer que un trastorno bipolar impide a quien lo padezca ser pleno y feliz. Y no es así. 

Blanca Fernández Ochoa obtuvo cuatro victorias en la Copa del Mundo de esquí, una medalla de bronce olímpica, una medalla de oro al mérito, participó en numerosos programas televisivos, crió a dos hijos... Y todo esto siendo bipolar. Desde niña.

Las valoraciones de los demás proceden casi siempre de la falta de comprensión, no de información basada en hechos. Por eso, los medios tenemos una gran responsabilidad a la hora de no amplificar el estigma. Por eso deberíamos explicar que Blanca estaba enferma, sin más, como mucha gente. Como mucha gente que debe mantenerlo oculto, precisamente por ese estigma absurdo.