Ir a contenido

La magia de la cotidianidad

Los otros veranos de las redes sociales

leonard beard

Los otros veranos de las redes sociales

Ana Bernal-Triviño

La vida es lo cotidiano, y esas son las fotos que debían convertirse en tendencia, en un acto de celebrar la normalidad de lo diario, que ayuda a mantener los pies en el suelo

Vaya por delante que, como docente que he estudiado las redes sociales, soy la primera que las ha criticado cuando corresponde. Pero siempre he dicho que esas críticas no son tanto por las redes en sí sino por los responsables que las usan. Se convierten en noticia personas que saltan edificios con riesgo, graban violaciones, se graban cometiendo infracciones de tráfico, se fotografían en escenarios contaminados o en campos de concentración, en una evidente falta de respeto. Todo vale por el minuto de gloria, por el aplauso, aunque se acabe haciendo el idiota y un delito.

Odio de esas redes su postureo, su egocentrismo, las apariencias, su distancia… pero sucede cuando quien publica, en su vida real, disfruta con el postureo, es egocéntrica, suele mirar por encima del hombro y vive una realidad que no es la de la mayoría. Pero también hay que recordar la cantidad de personas que se refugian en ellas porque no tienen nada más, por la soledad, porque son su única ventana al exterior o porque su vida depende de 'likes' para sentirse válidas. En ocasiones, porque no queda más remedio.

La normalidad de lo diario

Por eso, a pesar de todas las críticas que se les pueda realizar, en las redes sociales hay que seleccionar la "red" de amigos porque, a veces, son motivo de alegría o tabla de salvación. Así lo fueron para mí en las sesiones de quimio de mi madre, para Marta mientras cuidaba de su madre anciana o lo es para esa persona que me cruzo en la calle mientras escucha mensajes de audio de Whatsapp con una sonrisa de oreja a oreja. Luisa con su pequeña pensión vive en un piso minúsculo y se mueve todo el día en su silla de ruedas, y cada mañana sube la foto de un destino al que nunca viajará y que nunca conocerá, pero donde siempre había soñado. Luego las comenta con sus amigas virtuales y le hace feliz imaginar situaciones con ellas allí.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Hace unos días le comenté a una señora que se diera de alta en una red social y respondió que su vida no era como la de los famosos, ni apasionante ni que tenía que enseñar nada. Decía que su nieta le mostraba las imágenes de posados en destinos vacacionales exóticos, con cuerpos de catálogo y de perfección fotográfica. Y yo le respondí que sigo a algunas de esas influencers pero que cada una es protagonista de su vida y que, cuando visito una red social, lo que más feliz me hace son las publicaciones del día a día. Me gusta quienes muestran su vida cotidiana en la ciudad o sus pueblos y esas fotos imperfectas de foto o luz donde el niño que corrotea sale movido, pero no pasa nada. Y me gusta porque eso es la vida, es lo cotidiano y esas serían las fotos que debían convertirse en tendencia, en un acto de celebrar la normalidad de lo diario, que ayuda a mantener los pies en el suelo.

Tengo mucha suerte del trabajo que tengo. Tengo mucha suerte de que parte de las personas a las que sigo fueron mis primeras lectoras y lectores, y con varios hice amistad. Era la época de la crisis y se creaba un ejercicio de comunión, de sentirnos en el mismo barco ante la misma adversidad. A día de hoy, tantos años después, esas ventanas abiertas son las mejores. Los teóricos, guías y gurús de los influencers dirán que son fotos pésimas, que no tienen estilo ni glamour y que no crean tendencia este verano, momento culmen de estas instantáneas. En cambio, para mí, son las mejores, las que me crean una sonrisa o me conmueven. 

Reconciliación con la vida real

Mis fotos del verano no son las que luego ocupan las revistas de moda o del corazón. Yo me quedo con el verano de Elda que tiene en brazos por fin a su hija por la que tengo peleó. Con Tania, su boda y esa manera tan graciosa de cantar 'No puedo vivir sin ti'. Con las de Rodrigo y esa foto torcida de la abuela que no quiere salir en la imagen. Con la de Noelia, como madre soltera luchadora y su hija que no quiere dormir. Con la de Zior cada vez que consigue bajar a nuestra Bolonia en Cádiz. O con las de Aurora, que tras mucho tiempo en paro, publicó que ya tiene trabajo y ha preparado su maleta para reencontrarse con sus hijos. 

Porque las redes no son solo las imágenes del yate en barco, las noches de fiesta o la mesa con marisco. Sino de sandía, de helado, del yayo jugando a la petanca o de los compañeros y compañeras del Open Arms o de Save The Children que nos muestran ese otro verano que no crea followers. Las redes tendrán sus cosas malas pero está cargada, también, de pequeñas personas que reconcilian con la vida real y que juntas, además, hacen cosas grandes. Tanto como sentir cariño o menos soledad.